(Primera parte de la entrevista con el Cardenal O’Malley)

El paso del huracán María, la determinación del gobierno de EE.UU. de eliminar DACA y la migración, fueron algunos de los temas en la entrevista realizada durante la visita a Puerto Rico de Mons. Seán Patrick Cardenal O’Malley, OFM Cap., Arzobispo de la Arquidiócesis de Boston (Massachussetts) y Miembro del Consejo de Cardenales (C9) que acosejan al Papa en el gobierno de la Iglesia. Cabe destacar que el Cardenal estadounidense de ascendencia irlandesa visitó las instalaciones de Cáritas de Puerto Rico el pasado 27 de noviembre para realizar un recorrido y compartir con el personal, voluntarios y participantes.

El Visitante: ¿Cómo describe su experiencia en Puerto Rico en esta visita? ¿Cómo califica la respuesta que ha tenido la Iglesia de EE.UU. con Catholic Charities of USA junto con diversas diócesis y los esfuerzos que realiza Cáritas de P.R. en esta crisis tras el paso del huracán María?

Cardenal Seán: “Pues estoy aquí principalmente para mostrar nuestra solidaridad con la Iglesia y el pueblo de Puerto Rico. También para participar de la ordenación -sacerdotal- de uno de nuestros frailes. Así que, en medio de todo el sufrimiento y la crisis, pues encontré un momento de consolación y alegría en el pueblo por la ordenación de un nuevo sacerdote. Para mí esta visita ha sido un gran aliento, he estado muy preocupado por P.R. donde trabajé hace muchos años en Utuado y las Islas Vírgenes donde trabajé por 10 años. A través de los años he visitado a P.R. mucho, he visitado los seminarios con los Frailes de mi provincia aquí. Me siento muy compenetrado con el pueblo puertorriqueño y sentía mucho la tragedia de estos huracanes, que han hecho tanto estrago aquí en la Isla. Teníamos que traer un poco de ayuda y hacer sentir nuestra solidaridad. Ha sido una bendición”.

EV: El pasado 5 de septiembre la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) denunció que la medida administrativa del presidente Donald Trump para cancelar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) es censurable, inaceptable y urgieron enérgicamente al Congreso a actuar inmediatamente. Su parecer ante esta determinación.

CS: “Estoy muy preocupado. Antes de la reunión en Baltimore (donde la USCCB se reunió), fui a Washington a una parroquia capuchina porque estaba de visita el Cardenal de San Salvador y nuestra parroquia es mayormente de salvadoreños. El párroco, P. Moisés, reunió a todos los muchachos de la parroquia, había como 30, para dar sus testimonios y fue muy conmovedor escuchar la situación de ellos, unos habían venido de niños, muy pequeños, otros con 10 años y con esa edad llegaron a conocer a sus padres porque estaban todo el tiempo con los abuelos. No hubo la posibilidad de estar con la familia y un muchacho hablaba de cuando entró en el programa DACA. Él se sentía una persona porque podía conseguir un número de seguro social, tener un camión que manejar, tener una cuenta bancaria, matricularse en un colegio… Antes vivía en el clandestinaje. Realmente fue muy conmovedor escuchar sus testimonios”.

EV: ¿Y sobre la reacción del gobierno?

CS: “Claro la reacción del gobierno ha sido decepcionante. Pero tenemos la esperanza que tal vez el Congreso haga algo para solucionar el problema permanentemente y gracias a Dios el Presidente -Donald Trump- parece que está dispuesto a firmar cualquier legislación que se le presente. Eso quiere decir que se puede pasar con 50 % más uno; no necesita tener dos tercios del Congreso porque él no va a vetar esas legislaciones. Estamos rezando que se solucione porque son más de 800 mil muchachos y muchos de ellos son de familias que llevan mucho tiempo aquí. Muchos tienen hermanos que son nacidos, ciudadanos norteamericanos, y sería una tragedia si ellos tienen que volver, porque esas familias además están bien establecidas, la mitad de ellos está comprando casas, están trabajando, pagando impuestos, haciendo grandes aportaciones a la economía de nuestro País, a la sociedad y además ayudan mucho a sus países. Muchos de esos países de Centroamérica, Haití, por ejemplo, gran parte de los ingresos son del dinero que estas familias de migrantes envían para mantener a sus compatriotas. Si ellos se tienen que volver, no solo volverán sin recursos, sin trabajo, sin casa, sino que toda la ayuda que han estado dando terminará en una tragedia generalizada”.

EV: Cardenal, la migración de puertorriqueños es uno de los temas de mayor importancia en la actualidad. Usted ha sido un fiel defensor de las minorías haitianas y latinas en Estados Unidos. ¿Cuál es su lectura de la migración, producto de la falta de empleo y oportunidades?

CS: “Los puertorriqueños son -ciudadanos- americanos, tienen todo el derecho de vivir en los EE.UU. Claro, todos estamos preocupados de los efectos que va a tener esa salida de tantos. Sobre todo, de gente joven, gente profesional, gente que es tan importante para el futuro de P.R., su participación en la vida de la sociedad aquí e incluso los negocios que manejaban, las profesiones que representaban y los impuestos que pagaban para ayudar el gobierno. Eso para mí es una tragedia, gente que se han visto obligada a abandonar a P.R. para ir a los EE.UU. Ojalá que muchos puedan en un futuro no muy lejano regresar a P.R.

En la continuación de esta entrevista el Cardenal hablará sobre la reforma en Ciudad Vaticano, cómo comunicar el Evangelio en el mundo digital y la espiritualidad franciscana.

1 COMMENT

Leave a Reply to vape cbd oil Cancel reply

Please enter your comment!
Please enter your name here