El asesino de la escuela comunitaria Umpqua en Oregon (Estados Unidos), identificado por la prensa estadounidense como Chris Harper Mercer, preguntaba a sus víctimas cuál era su religión y si eran cristianos les disparaba en la cabeza, según relataron testigos y sus familias.

La mañana de ayer, el asesino de 26 años ingresó a la escuela con tres pistolas y un rifle semi-automático, cobrando la vida de 10 personas y 7 heridos, según reportaron las autoridades.

Anastasia Boylan, una de las víctimas heridas durante el ataque, dijo a su padre que el asesino ordenó a los estudiantes ponerse de pie, para luego preguntarles si eran cristianos.

“Y ellos se paraban y él les dijo ‘bien, porque eres cristiano, y vas a ver a Dios en apenas un segundo”, relató el padre de Anastasia a CNN. “Y luego les disparó y los mató”, dijo.

Por su parte Autum Vicari, hermana de J.J. Vicari, otro de los testigos de la masacre, presentó un testimonio similar a la cadena estadounidense NBC.

NBC señaló que “Vicari dijo que en un momento el asesino le dijo a las personas que se paren antes de preguntarles si eran cristianos o no. (J.J.) le dijo que cualquiera que respondía ‘sí’ recibía un disparo en la cabeza. Si decían ‘otra’ o no respondían, le disparaba en otra parte del cuerpo, usualmente la pierna”.

La Oficina del Sheriff del Condado de Douglas informó que el asesinato de la mañana de ayer “es considerado un caso con víctimas en masa” y señaló que debido a los protocolos que se siguen en casos como este “la oficina del médico forense del estado será quien maneje la identificación” tanto de las víctimas como del asesino.

Las autoridades no revelaron los nombres de las víctimas ni confirmaron la identidad del asesino, y señalaron que “la investigación policial sobre el asesino y su motivación está en marcha”.

El sheriff John Hanlin pidió a la prensa y a la comunidad evitar el sensacionalismo o la glorificación en torno al asesino, pues “de ninguna forma lo merece”.

“Enfoquen su atención en las víctimas y sus familias y en ayudarlos a recuperarse”, exhortó.

En su mensaje más reciente a la comunidad, el Arzobispo de Portland, Alexander Sample, dentro de cuya jurisdicción se encuentra la escuela comunitaria, expresó su tristeza “más allá de las palabras por la tragedia que ha golpeado” a la comunidad.

“Estoy muy unido con todos ustedes en espíritu y en oración. Somos un cuerpo en Cristo, y cuando un miembro sufre todos sufrimos con él. Mi corazón está de hecho muy cargado con el dolor y la pena con todos ustedes”, señaló.

El Prelado señaló que “debemos unir nuestro sufrimiento, y el sufrimiento de aquellos más directamente afectados por esta tragedia, con la cruz de Cristo. En Cristo, el dolor, la muerte y la pérdida son transformados por la gloria de la resurrección”.

“Encomendemos en nuestra oración a nuestros hermanos y hermanas fallecidos a la misericordia de nuestro amoroso padre. Recemos también por la curación y la fuerza de aquellos que lloran la pérdida de sus seres amados y quienes cuidan por los heridos”, exhortó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here