En la continuación del Primer Encuentro nacional de trasparencia en el ejercicio de la fundación pública el pasado martes, 2 de mayo se llevó a cabo el foro: El acceso a la información y la documentación pública, y la fiscalización ciudadana que se celebró en el Teatro Mons. Vicente Murga de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, recinto de Ponce.

Durante el mismo, el Dr. Mario Marazzi, director del Instituto de Estadísticas destacó que “en el siglo 21 la información es poder y los que tienen la información tienen una ventaja sobre los demás. Hay que buscar la forma de darles a todos la misma información”.

Detalló que el Instituto que dirige fue creado por ley y está al servicio de todo el mundo. A pesar de que reconoció que calendarizar algo en este País es un reto, por ende en más de un caso han tenido que recurrir al tribunal para que las agencias o corporaciones provean la información para poder elaborar las estadísticas con las que trabajan.

Reiteró que las estadísticas son un servicio público y deberían estar accesibles para todo el mundo. Aceptó que: “No divulgar la información nos cuenta un montón”.

De otra parte, Sergio Marxuach del Centro para la Nueva Economía, afirmó que la apertura es indispensable para la economía del conocimiento. “La necesidad de que Puerto Rico comience una transición hacia una economía basada en el conocimiento y en la producción de ideas se está discutiendo, pero requiere de políticas públicas que fomenten la generación del conocimiento, escuelas y universidades que enfaticen el pensamiento crítico y la inserción del País en comunidades sistemáticas globales, entre otras cosas”, indicó.

Asimismo urgió a fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas, exigir mayor transparencia gubernamental y promover apertura social. “Si de verdad queremos fomentar el desarrollo de Puerto Rico a largo plazo tenemos que atender tres deficiencias; es necesario desarrollar la capacidad de reflexionar ¿cómo llegamos aquí, cómo surgió la crisis, que está funcionado y qué no?”, expresó.

Continuó diciendo que “tenemos que pensar qué cambios tenemos que ejecutar para reformar y diseñar una política económica racional, qué arreglos innovadores son posibles dadas las limitaciones políticas que enfrentamos”. Así como actuar, hablar y exigir cuando sea necesario. “Vivimos en una cobardía intelectual con un profundo miedo a cuestionar lo que hacen nuestros gobernantes”, declaró.

Mientras José Vargas Vidot, senador independiente enfatizó que cuando se habla de trasparencia hay que hablar de transformación. “Todos y todas debemos entender que tenemos que tener acceso a la información. Muchas veces se aguanta la información que no quieren que se sepa porque saben que eso puede fortalecer la capacidad de la comunidad y del individuo a darse cuenta de la realidad”, señaló.

Comparó la información con una mesa a la que solo algunos privilegiados son invitados. “La trasparencia de la información es la invitación a que la gente se dé cuenta de que hay una mesa, que la cena está servida y que estar ahí es un privilegio al que vamos a tener acceso igual y equitativo para generar transformaciones”, comentó.

Añadió que: “Es imperativo sentarnos a una mesa y llegar a acuerdos como País para, entre otras cosas, fortalecer nuestra cultura cívica, reformar la política fiscal del gobierno y generar una verdadera estrategia de crecimiento económico”.

Por su parte el escritor Eduardo Lalo dijo que: “Nosotros como País sufrimos una enfermedad terrible ‘normalitis’. Pensamos que estamos en un País normal. Hay una amnesia colectiva. Todas las palabras son falsas, no son trasparentes”.

A su vez señaló que la trasparencia es un sueño colectivo. “En nuestra historia nunca hemos conocido la trasparencia y sin embargo hablamos de ella como si fuera una realidad. La trasparencia es un problema estructural, un problema de prácticas establecidas. Cualquiera que tome el poder no practica el acceso a la información. Hay una práctica de ocultamiento de la información,  aunque existe no hay una práctica de usarla”, mencionó.

El también profesor indicó que “la deuda que tiene el País hoy es realmente la deuda externa porque la deuda interna que es tan grande como la externa  es de los que estuvieron en el poder. Nosotros no somos responsables de la deuda, los responsables son los que nos gobernaron”.

Argumentó que el irse por donde se va todo el mundo ha sido el norte de la trasparencia e información. “Aún en los momentos críticos nos lleva a la confrontación de que hay que buscar una nueva forma de informar y una manera diferente para que todos tengamos la misma información”, puntualizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here