A los hermanos Baltazar y Félix Núñez los une además de la sangre, el inmenso amor que le tienen a Dios. Por eso ambos optaron por consagrar su vida al Todopoderoso, en épocas distintas, pero con el mismo entusiasmo de dar el todo por los demás.

Padre Baltazar, el tercero de siete hermanos y el segundo varón, nació en Brooklyn, Nueva York aunque se siente aiboniteño. Manifestó que su vocación estuvo muy ligada a que vivían a dos kilómetros de lo que hoy se conoce como Casa Manresa en Aibonito, pero que en aquella época era el Seminario San Idelfonso. “El seminario fue una influencia grande para mí, para definir mi vocación. Además mi madre era muy devota. Estaba bien metida en la Iglesia. Estuve a cargo de los servidores del altar. Fui líder juvenil, catequista., estuve en el equipo vocacional”, especificó el clérigo que lleva 28 años de ordenado.

Aclaró que no quiso entrar al seminario en cuarto año porque anhelaba estudiar Ciencias Naturales, pero Dios tenía otros planes para él. Estudió 1 año en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Cayey y luego entró al Seminario de la Diócesis de Caguas. Además de ser sacerdote tiene una maestría en Trabajo Social y aunque no lo ejerció, afirmó que este conocimiento lo ha puesto en práctica cuando atiende a sus feligreses.

Hace 6 años está asignado en la Parroquia San Antonio de Padua en Barranquitas en la que aseguró que es la parroquia donde más años lleva, porque en las demás ha estado de forma transitoria. El también profesor de Teología Sistemática en el Centro de Estudios de los Dominicos del Caribe (CEDOC), ofrece cursos a estudiantes de maestría en Teología.

Mientras su hermano, Padre Félix Núñez, mejor conocido como P. Felito y quien está próximo a cumplir 17 años como sacerdote contó que nació en Ponce por complicaciones médicas pero, al igual que su hermano, su corazón está en Aibonito. P. Felito también estuvo involucrado en la Iglesia en su adolescencia y juventud. Fue monaguillo desde los 7 hasta los 17 años. Además, tuvo experiencia en misiones, participó en Verano Misionero, fue catequista, líder comunitario y de la Pastoral Universitaria mientras era estudiante.

Comenzó estudios en Química en el Recinto de Cayey. En su tercer año de carrera inició su proceso de discernimiento e ingresó al Seminario. En la Universidad Central de Bayamón completó su bachillerato en Química. Sus últimos años de Teología los hizo en España y una vez fue ordenado sacerdote lo enviaron a estudiar Derecho Canónico. Actualmente es el Vicario Judicial de la Diócesis de Caguas. A su vez es profesor en Derecho Canónico en el CEDOC y en el Seminario Propedéutico en Comerío.

“Mi hermano mayor es químico, el segundo es sacerdote y yo soy químico y sacerdote. Soy la síntesis de los dos”, detalló entre risas. Añadió que: “aunque hay una diferencia marcada en años entre él y yo cuando nos estábamos criando era una relación vertical, pero uno llega a cierta madurez y te das cuenta de que no hay tal diferencia”.

Contrario a su hermano, tuvo varias novias que llevó a casa de sus padres. Incluso cuando entró al pre seminario (experiencia de una vez al mes) para el proceso de discernimiento estaba comprometido. Le dije a ella: “Si lo mío es el matrimonio, nos casamos, pero si es el sacerdocio, lo dejamos aquí”.

El también párroco de la Parroquia Espíritu Santo de Aguas Buenas –a quien le gusta practicar karate, correr motora, cuidar y montar a caballo– expresó que quizás no ha estado a la altura de ser el sacerdote que Dios quería, pero si está seguro que Dios quería que él fuera sacerdote.

“Estoy bien claro que esto (la vocación) era lo mío. Yo no he estado necesariamente a la altura de ese llamado, en eso estamos. Nunca he tenido una crisis vocacional pensando que tal vez me equivoqué. Sé que pude haber sido un buen esposo, pero Dios quería que fuera un buen sacerdote”, admitió.

Sobre sus padres, ambos coincidieron que sus viejos -como les llaman- son extraordinarios. “La familia siempre será el oasis. La casa donde llegas a descansar y repones fuerzas para continuar”, dijo P. Baltazar quien disfruta jugar dominó, leer un buen libro y escuchar música cuando dispone de tiempo libre.

10 COMMENTS

  1. Excelente Trabajo Camille…
    Los conozco a ambos excelentes seres humanos, pero personalmente a P. Baltazar. Un hombre de Dios, cercano, afable, muy familiar y afectuoso. Que transmitió en nuestra comunidad parroquial de Humacao esa sensación de sentirnos todos familia de Dios.
    Un caluroso abrazo.

  2. No son los unicos. Hay unos gemelos de San Juan, Padre Carlos y Padre Mario. Tambien nuestro amado Padre Angel y su hermano Padre Juan de Caguas.

  3. Wow que orgullo los dos!! Cuanto los admiro y los recuerdo!! Especialmente a padre Felito, mi juventud fue hermosa junto al grupo de jovenes del cual el era el lider. Aprendi tanto de el… Siempre inspiraba Paz y sabiduria!! Mi admiracion Por el era inmensa.. Un ejemplo a seguir sin duda!!! Ojala algun dia pueda ser parte de una de sus misas.

  4. Doy Fe de que Dios los eligió para El y para nosotros… Mi familia y Yo les amamos hemos compartido con los dos y en verdad son regalo de Dios para nosotros. Sean Felices!!!

  5. Padre Felito siempre fue un ejemplo a seguir. Era bueno en todo. Mi mas profunda admiracion. Clase del 88 de Dr. Jose N. Gandara.

  6. Dos sacerdotes dignos de admirar. Participar en sus misas es una gran alegría y una transformación total al entendimiento y a la reflexión de la palabra. Dios bendiga a estos dos hijos que sin duda alguna son un regalo que Dios nos ah dado para llevarnos a su camino. Parroquia Espíritu Santo, Aguas Buenas.

  7. Dos seres humanos increíbles y de una calidad distinguida, tuvimos el honor de que Padre Tato nos casara en La Parroquia La Inmaculada Concepción en Las Piedras, en Diciembre del 1991 y con su hermano Padre Felito compartimos durante el tiempo que estuvo en la Parroquia San Juan Bautista en Las Piedras, cuando estuvo a cargo del grupo de servidores del altar al cual pertenecían nuestros hijos. Ambos son un buen ejemplo de lo que es un servidor de Dios, sigan hacia delante, mil felicidades y Dios me los bendiga.

  8. He escuchado mucho hablar de ustedes..una de sus mayores seguidoras su hermana de sangre Yoli.Escucharla hablar de sus hernanos es un vivo es ver una hermana sùper orgullosa..de ellos..yo como Aiboniteña,no conocìa sus historias y son increibles..

  9. Exelentes los dos soy de la parroquia de padre felito mi querido sacerdote lo amamos un monton dlb y su hermano beltazar q tambien fue nuestro sacerdote ambos exelentes seres humanos con buena crianza padres maravillosos desde Aguas Buenas decimos q nos sentimos orgullosos de ambos padre felito lo vamos a extrañar cuando no este dlb ?

  10. Q Dios los continue bendiciendo.
    Dos seres extraordinarios. Actualmente resido en Rochester N.Y. y tengo otro sacerdote maravilloso, el Padre Tony, pero extraño inmensamente a mi querido Padre Felito.

Leave a Reply to Lino Bonilla Cancel reply

Please enter your comment!
Please enter your name here