“Merece la pena ser sacerdote y gastarse como Cirio Pascual por Cristo, su mensaje salvífico y su infinita misericordia” – solo desde la alabanza, solo desde el Magníficat se acaba aceptando el misterio y la gracia que comportan y suponen ser sacerdote y tomar conciencia efectiva y viva de su grandeza, esa grandeza que Dios ha confiado, en este caso, a sus humildes y pobres vasijas de barro de nuestros sacerdotes; se resume el sentimiento de los doce sacerdotes de la Diócesis de Arecibo al celebrarse en la Catedral San Felipe de Arecibo junto a Mons. Daniel sus aniversarios; desde 25 a 65 años – Alter Christus (Otro Cristo).

(Obispado de la Diócesis de Arecibo)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here