La familia franciscana de Puerto Rico celebró con gran alegría y júbilo la ordenación sacerdotal de Fray José David Maldonado Rivas, OFM Cap. La ceremonia, presidida por Mons. Sean Patrick Cardenal O’Malley, OFM Cap., Arzobispo Metropolitano de Boston, se efectuó el pasado 25 de noviembre, en la parroquia San Antonio de Padua de Río Piedras, San Juan. La Eucaristía fue concelebrada por Fray Tom Bentz, Provincial de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, Fray José Ángel Torres Rivera, Custodio de la Orden en P.R, Fray Ramón Hiram Negrón y Fray José A. Cruz.

A las 10:30 de la mañana inició la procesión de entrada. El templo estaba repleto de gente incluso de pie. Fray José Ángel, luego de ofrecer un saludo, indicó que “los frailes capuchinos estamos muy contentos y toda la iglesia se regocija por la ordenación sacerdotal de nuestro hermano José David”. Además, especificó que el padre del elegido no pudo estar presente por una operación y que sintoniza la ceremonia por Facebook live.

Durante la homilía centrada en el Sacramento del Orden, el Cardenal O’Malley dijo: “Que su ministerio ayude a la gente a experimentar el amor misericordioso de Dios. Debemos agradecer a Dios por todo el bien que se va a realizar en la vida y ministerio de este nuevo sacerdote”.

En un momento se dirigió al elegido: “Fray José David tu vocación es una vocación de amor. El buen pastor está siempre con su rebaño. El sacerdote tiene que estar cerca de la puerta”.

Luego de la homilía, puesto de pie frente al Cardenal, el elegido pronunció sus promesas. Postrado frente al altar, con toda la asamblea de rodillas hacia el retablo de la iglesia, se cantaron las letanías. Fue entonces que Fray José David se arrodilló frente al Prelado, quien impuso sus manos en silencio y realizó la plegaria de ordenación.

[Best_Wordpress_Gallery id=”78″ gal_title=”Ordenación de Fray José David”]

Luego de ser revestido propiamente como sacerdote, de la unción de las manos y la entrega de la patena y el cáliz, el Arzobispo le dio el paternal saludo de la paz. Uno de los momentos más emotivos fue cuando la madre saludó al nuevo presbítero y le dio un beso en la frente. Esto mientras la asamblea conmovida aplaudía enérgicamente.

En un breve mensaje el fraile capuchino y nuevo presbítero agradeció a Dios, al Cardenal Sean, a formadores, seminaristas, a su familia, a su familia capuchina, a sacerdotes y religiosas. Fray David dijo con profunda alegría: “gracias a ustedes es que brotan vocaciones, cada vez que oran por vocaciones sacerdotales y religiosas, este es el producto, una gran celebración”.

Sostuvo que ahora cuenta con una nueva responsabilidad ministerial, pero el pueblo también debe tener presente su ministerio y el de todos los sacerdotes en la oración. “Oren por las vocaciones que se encuentran en una inquietud”, sostuvo.

 

1 COMMENT

  1. Paz y bien hermano mio! Fue una dicha tu presencia. La cual también agradezco y que celebramos junto. Dios y la Virgen te continúen bendiciondon, y te conservan la salud y la Gracias . Que el señor te bendiga y te guarde, te muestre su rostro y te de la misericordia, que te muestre su faz y condesa La Paz. Te bendiga el Padre el Hijo y el Espíritu Santo. Un abrazote y 70×7 gracias!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here