Como signo concreto de cercanía hacia las poblaciones golpeadas por el terremoto, el papa Francisco autorizó ayer a un equipo de los  Bomberos de la Ciudad del Vaticano a Amatrice, el pueblo más afectado por el movimiento telúrico, informó anoche la Oficina de Prensa del Vaticano.

Bomberos del Vaticano (Foto archivio Web Vaticano)

Ayer miércoles en la audiencia general el Santo Padre suspendió la catequesis e invitó a rezar el santo rosario a los miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro por las personas de los lugares afectados, “por los que han perdido a sus seres queridos y a aquellas que aún se sienten afectadas por el miedo y el terror”, dijo.

El equipo de los Vigili del Fuoco, trabajará coordinado con la Protección Civil italiana en la búsqueda y asistencia de las víctimas.

El número provisorio de los muertos asciende a 241 y hay fundado temor para creer que pueda ser bastante mayor.  El trabajo de la Protezione Civile, se está realizando de manera ejemplar y los socorristas trabajan día y noche para rescatar posibles sobrevivientes y cuerpos sin vida. Son 215 las personas extraídas vivas de los escombros, hay 2.000 socorredores en las operaciones y 400 máquinas y vehículos.

Ayer se vivieron momentos de emoción cuando una niña de diez años, Giorgia, que estaba debajo de los escombros fue salvada junto a su mamá y papá. Su hermanita menor no tuvo la misma suerte. De otro lado se teme que en el Hotel Roma de Amatrice, puedan haber muchos más muertos.

Una señora en la fracción de Fonte del Campo contó a Rainews 24 que su hija de 12 años ayudó a salir a una anciana inválida de la casa y agradeció a la Protección Civil por los adiestramientos que los jóvenes tuvieron cada año en los colegios. Señaló también que ya en la tarde les habían llevado alimentos y ayuda y del temor que su pueblo de 72 familias desaparezca como ya sucede con otras fracciones comunales, debido a la emigración a las capitales.

Protección Civil en la conferencia de prensa de hoy señaló que de los más de dos mil camas de campaña puestas en las carpas, fueron usadas unas seiscientas.

La Protección Civil, pidió además a las personas que quieren acercarse para ayudar, que no lo hagan, porque las necesidades están cubiertas y porque para realizar operaciones de rescate es necesario tener la debida formación. Y que quienes quieran participar en futuras emergencias se pueden inscribir en las asociaciones territoriales.

El obispo de Riete, Domenico Pompili, que estaba en Lourdes en peregrinación, recibió ayer temprano una llamada telefónica del Papa que le informó que a las 4,15 supo del terremoto y que en seguida celebró una misa rezando por las personas involucradas.

“Me invitó –dijo Mons. Pompili– a no tener miedo, y me dijo palabras de cercanía y de coraje que llevaré a la población”. A continuación el obispo partió hacia su diócesis.

Tres de las seis monjas de la orden de las Hermanas Esclavas, que se encontraban en la estructura de la Obra Don Minozzi, no son localizables debajo de los escombros, indicó ayer el Osservatore Romano, precisando que eran religiosas ancianas hospedadas durante el período de vacaciones.

También diversos párrocos de la zona afectada por el terremoto, como el padre Fabio Cammarata, del pueblo de Cittareale, a pocos kilómetros de Amatrice, señaló que ha recibido muchas llamadas telefónicas de personas que piden por sus familiares o amigos.

(Zenit.org)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here