Durante el tiempo de Cuaresma tenemos un ayuno litúrgico muy peculiar: el ayuno del “aleluya”, aclamación en donde la asamblea de los fieles recibe y saluda al Señor, que va a hablar (Prænotanda del leccionario 23; Ordenación General del Misal Romano –OGMR- 62). Esta aclamación es reemplazada –durante la Cuaresma- por el versículo que aparece en el leccionario antes del Evangelio, o por ese versículo precedido y seguido de algunas de las aclamaciones cristológicas sustitutas del “aleluya”, que también están en el leccionario.

Es en la Vigilia Pascual que el “aleluya” es retomado, convirtiéndose en la aclamación pascual por excelencia (Cf. Normas universales para el Año Litúrgico 22). Esta “resurrección” del “aleluya” se da después de la proclamación de la Epístola, proclamación que se da después del canto solemne del “Gloria”, que ha estado también ausente durante la Cuaresma (excepto las fiestas y solemnidades -fuera de los domingos- que coincidiesen con este tiempo penitencial). Los libros litúrgicos nos presentan el cómo debe ser llevado a cabo el rito del canto del “aleluya” pascual, aunque hay elementos que están presentes en unos pero no en otros, como veremos a continuación: El “Misal Romano”, traducción de Argentina, presenta en sus rúbricas para la Vigilia en la

Noche Santa #34 que, acabada la lectura de la Epístola, todos se levantan y el sacerdote entona solemnemente por tres veces el “Aleluya”, elevando gradualmente la voz, y todos responden. Si fuera necesario, el “Aleluya” es proclamado por un cantor. Después, el salmista o cantor entona el salmo 117 y el pueblo responde “Aleluya”. El cantor que inicia el triple “aleluya” es el propio sacerdote, a menos que –como se sobreentiende- no tenga suficientes dotes para cantar. El pueblo responde a cada “aleluya” repitiendo esta aclamación con la melodía entonada por el sacerdote o cantor. Se dice que este triple “aleluya” debe cantarse elevando gradualmente la voz. Este mismo punto es presentado en la Carta circular para las fiestas pascuales #87: Después, todos se levantan y el sacerdote entona por tres veces el “Aleluya”, elevando gradualmente la voz, y repitiéndolo la asamblea, citando el Ceremonial de los obispos #352: El Obispo, de pie y sin mitra, entona solemnemente el “Aleluya”, con la ayuda, si es necesario, de uno de los diáconos o de los concelebrantes. Lo canta tres veces, elevando la voz gradualmente: el pueblo, después de cada vez, lo repite, en el mismo tono. Este elevar gradualmente la voz no está presente en el Misal Romano de España (en uso en Puerto Rico hasta el 2012): Acabada la epístola, todos se levantan, y el sacerdote –o si fuera necesario, un salmista- entona solemnemente el “Aleluya”, que repiten todos (“Misal Romano”: Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor en la noche santa 34). Tampoco esta instrucción está presente en el Graduale Romanum, en el que se indica que después de la Epístola el mismo cantor [entiéndase, el que ha cantado el salmo anterior presentado en el Gradual] canta el “Aleluya”, el que todos repiten… El Graduale Simplex, por su parte, indica que después de la Epístola los cantores cantan: “ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA”, el cual es repetido por todos.

Vemos que hay dos maneras de cantar el “aleluya” en esta parte de la Vigilia Pascual: cantándolo tres veces elevando el volumen de la voz, con la repetición correspondiente por parte de la asamblea; o cantándolo tres veces con el mismo matiz de voz, con la triple repetición por parte de la asamblea. Se canta de pie, como lo hacemos regularmente.

Este triple “aleluya” es seguido por algunos versículos del salmo 117, salmo eminentemente pascual, el cual concluye los 6 salmos del “Hallel”. Estos versículos son cantados no por el sacerdote, sino por un salmista o cantor. Este salmo funge como uno “aleluyático”: así se llaman los salmos que tienen como respuesta salmódica el “aleluya”. Después del mismo no encontramos otro “aleluya” con su versículo a modo de aclamación al evangelio, pues el salmo aleluyático precedente cumplió con esa función (Cf. Introducción al Graduale Simplex 16; OGMR 63).

El canto del “aleluya” se hace estando de pie. En ningún lugar se indica que, mientras se canta el salmo 117, nos sentemos. Por ende se entiende que permanecemos de pie durante este salmo aleluyático y durante el evangelio que le sigue. Alabemos al Señor vencedor de la muerte y el pecado cantando un solemne y perenne “aleluya”, el cual es anticipo de aquel que resuena en las mansiones celestiales.

(P. Miguel A. Trinidad Fonseca)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here