La Diócesis de Mayagüez celebró por partida doble la ordenación diaconal de Eric Javier Bosques Bosques y la ordenación sacerdotal de Eric Iván García Concepción bajo la imposición de manos de Mons. Álvaro Corrada del Río, S.J., el pasado viernes, 4 de agosto en el Centro de Espiritualidad Nuestra Señora Madre de la Consolación en Aguada.

Poco antes de las 7:00 de la noche cientos de fieles, religiosos, religiosas y allegados acapararon la mayoría del templo que tiene cabida para cerca de 2 mil personas. A las 7:05 p. m. iniciaron las lecturas que dieron paso a la presentación de los elegidos.

En su homilía, Mons. Corrada dio la bienvenida a los candidatos al orden diaconal y presbiteral que a partir de ese momento se unirían al clero diocesano. “Por medio de la oración penetramos al sacramento del orden sagrado que es el sacramento de la Eucaristía y entramos también al servicio, a la Iglesia y al mundo. El sacerdote, el diácono, el clero y la Diócesis están dedicados a la oración, a los sacramentos y al servicio de la caridad”, subrayó.

Señaló que: “La clave de esta celebración de esta noche, nos la da el Evangelio de San Juan en su capítulo 21. La Iglesia no es Pedro solo con Jesús. La Iglesia somos todos los bautizados y bautizadas en todas las ciudades por Cristo. El Verbo, el Hijo de Dios, el Resucitado, llama a Pedro, dialoga con él de tú a tú y así quiere hacerlo con cada bautizado y bautizada, con cada diácono, con cada sacerdote, con cada Obispo”.

“Mi testimonio y mi consejo, ya no puedes confiar en ti Eric Javier, ya no puedes confiar en ti Eric Iván, tienen que confiar en el otro, en Cristo. Pedro no presumió, Pedro compartió, sirvió al pastor y se parece a él. Tú también revístete de Cristo para parecerte a Cristo”, puntualizó.

Concluida la homilía, los candidatos se pusieron de pie delante del Obispo e hicieron las respectivas promesas. En ellas se comprometieron a servir a Dios, a la Iglesia, y a obedecer al Prelado y sus sucesores. Luego, se postraron de cuerpo entero frente al altar y la asamblea cantó la letanía de los santos.

Posteriormente, se llamó al aún seminarista quien se arrodilló delante de Monseñor Corrada, quien, seguido de los presbíteros, posó sus manos sobre la cabeza del joven en silencio, para luego colocársele la estola, la dalmática y entregársele el libro de los Evangelios.

Luego, puesto de rodillas, el candidato a sacerdote recibió la imposición de manos y la oración consecratoria. Acto seguido, fue  revestido con la estola y la casulla. Tras la unción de manos, recibió de parte del Obispo la patena, el cáliz y el abrazo de paz. Al finalizar, ambos ordenados se dirigieron a la asamblea para dedicarle un breve y emotivo mensaje en señal de gratitud a Dios, a sus seres queridos y formadores.

El diácono transitorio Eric Javier Bosques Bosques, natural de Moca, expresó que: “El Señor es quien tiene la iniciativa, Él es quien llama. Él nos llama a vivir una vida de unión con él”. También agradeció a Mons. Álvaro y a los sacerdotes  por su cercanía y acogida. Igualmente a su familia y allegados. “Les pido a ustedes que sigan rezando por mí gracias para que yo pueda recibir de Jesucristo estas mismas actitudes del diácono, pueda vivir esta consagración y esta entrega con una fidelidad hasta el final de mi vida”, culminó.

Por su parte, el nuevo presbítero aguadillano Eric Iván García Concepción, se unió a las palabras del neo diácono y extendió su agradecimiento a la familia del seminario en Boston, Massachusetts que dijo presente en su ordenación.

La emotiva ceremonia coincidió con la fecha de Aniversario episcopal de Mons. Corrada y con la solemnidad de San Juan María Vianney. Al concluir la celebración los presentes disfrutaron de un compartir.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here