Con motivo del Día del Niño, El Visitante entrevistó a los hermanos Zeno Cornier para conocer qué significa para ellos la misión. Los fieles de la parroquia Nuestra Señora de Fátima en Arecibo, participan de la Infancia y Adolescencia Misionera y de GIMVI (Grupo Impulso Misionero de Villa regia).

Angelimar 10 años

Aprendí que puedo servir a Dios de muchas maneras, durante 2 años formé parte del coro Ángeles de Dios y ahora sirvo como monaguillo. En cada grupo donde pertenezco buscamos poder ayudar al prójimo. Esto lo vivo de manera más concreta con el GIMVI e Infancia y Adolescencia Misionera, que me permiten compartir con más niños misioneros. Hemos llevado la Palabra de Dios a personas adultas y a los niños. Una de mis experiencias de misión fue llevar comida a los deambulantes.

También en mi barrio llevamos música a las familias y comida a los damnificados del huracán María. Me siento contenta, me gusta porque comparto con más niños misioneros igual que yo y hago nuevas amistades. Podemos misionar sirviendo a Dios, dando de comer a los que no tienen, hacer las obras de misericordia u orar a Dios.

Ángel David 10 años

No hay que salir de Puerto Rico para hacer misión. Ahora tenemos un proyecto para llevar materiales escolares y ayudar a niños pobres de República Dominica. Me hace sentir feliz compartir con otros niños y me gusta porque es más divertido. Después del huracán María fuimos a diferentes sectores. En Espino, donde había niños, les dimos cajas (con bienes), paletas, tocamos música y se pusieron felices. En Montaña había muchos ancianos que no podían salir y les llevamos agua y alimentos. A doña Bienvenida le limpiamos la casa y la pintamos. Hace poco dimos comida a los deambulantes. Me gusta compartir la misión en familia porque Jesús está en el rostro del prójimo. Otros niños pueden ser misioneros porque no es difícil. Se puede hacer en la casa, ayudando, limpiando, haciéndolos cuartos, botando la basura, tratando de no desperdiciar los alimentos, rezando por la familia, otros niños, los deambulantes, por todos.

Alanis 10 años

Participé durante 4años del coro de niños de mi parroquia. Ahora formo parte del coro Semillas de Cristo junto a varios adultos. La misión es importante para mí porque me ha enseñado que puedo ser misionera desde pequeña ayudando en la casa, así sea sencillo lo que pueda hacer, porque sé que poco a poco hace una grandiferencia. Mi experiencia con otros niños me hace parte de aquellas personas que son capaces de ayudar a nuestra gente con el más sincero amor. Se siente bien ayudar a otros con apoyo de la familia. Mis padres nos ayudan a conseguir algunas cosas para donar y me da mucha alegría contar con ellos para poder misionar. Otra experiencia fue llevar en caravana la alegría y el mensaje de que nuestro Señor resucitó, por una parte de nuestra comunidad parroquial. La misión no es difícil, se puede practicar a través de pequeños gestos. Podemos poner la basura en su lugar, respetar a otros, limpiar el planeta. También hay que ser agradecidos por lo que tenemos y lo que no, porque quizás lo que no tenemos no nos hace falta. La misión comienza en tu corazón.

Angelisse 12 años

Cuando salimos de misión me gusta poder llevar la alegría, la música y hasta juegos a otros niños. Para mí es una oportunidad para que los niños y adolescentes puedan contribuir a la misión de alguna forma. Cada vez que comparto con otros niños, siento que somos los que debemos ayudar a cambiar al mundo. Mis experiencias han sido muy sencillas y comunes, llevar alimentos y cosas esenciales, pero no es lo mismo que te lo cuenten a que vayas, lo hagas ,y recibas una felicidad y paz inmensa. Compartir la misión con tu familia es gratificante porque cuando sales con ellos, están ahí para guiarte, animarte y ayudarte en lo que necesitas. Ser misionero no es difícil y no necesariamente hay que salir del país. También podemos acompañar a los que salen con la oración.

Podemos sembrar no solo en la tierra, sino amor y felicidad, esperanza y respeto en el corazón del prójimo. A los niños y adolescentes atrévanse a retar al mundo en busca de justicia y luchar por un mundo mejor. ■

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here