El regreso a clases está a la vuelta de la esquina y con ello la difícil tarea de que los muchachos se adapten nuevamente a la rutina escolar. Es por esa razón que es importante hacer algunos ajustes para que el regreso a  clases no sea tan pesado.

Ciertamente, la actitud de los padres sobre este tema se verá reflejado en los hijos. Si los progenitores se muestran molestos por este hecho es posible que los pequeños se sientan de la misma forma. Por ende, una actitud positiva de los adultos ayudará a que los hijos estén contentos de regresar a aprender cosas nuevas.

Con el fin de que los hijos comiencen a asimilar que en un par de semanas volverán al salón escolar, se recomienda que se les permita seleccionar los materiales que utilizarán como libretas lápices, cartucheras y bultos por mencionar algunos. De esta forma, se entusiasmarán con el inicio de un nuevo curso escolar.

Durante las vacaciones no hay horarios para acostarse, pero ante el hecho de que tendrán que levantarse temprano, cuando comiencen las clases los expertos sugieren que se vuelvan a establecer horarios de descanso por lo menos una semana antes. La Academia de Pediatría de Estados Unidos recomienda que los niños de 6 a 12 años deben dormir entre 9 y 12 horas diarias. Mientras, que los que tienen de 13 a 18 años deberán descansar de 8 a 10 horas diariamente.

Por otra parte, las horas de la mañana pueden convertirse en un caos. Ante esto la planificación es vital para que esas primeras horas del día fluyan sin mayores contratiempos. Deje los bultos hechos, en cuanto a las loncheras, coloque solo aquellas meriendas que no necesiten refrigeración y en la mañana añada los jugos, el agua y cualquier otro alimento que necesite estar frío.

Otra idea que puede ayudarle a economizar tiempo, es que los niños se bañen antes de acostarse y así no tendrán que hacerlo en la mañana. Además, deje los uniformes en un lugar donde ellos puedan alcanzarlos para que se vistan solos. Mientras ellos se visten usted podrá hacer otra cosa.

Del mismo modo, es vital que antes de salir de la casa todos hayan desayunado. Probablemente pensará que no le da el tiempo, pero si lo planifica desde la noche anterior, de seguro dispondrá de suficiente tiempo para ofrecerles a sus hijos la comida más importante del día. El desayuno debe incluir cereal, leche, jugo o fruta.

El regreso a clases no tiene que convertirse en una pesadilla, todo es cuestión de organización y planificación.

(Fuentes: Varias)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here