2016-06-22 Radio Vaticana

 

 

 

 

 

 

 

(RV).- Miles de fieles y peregrinos de diversos países volvieron a reunirse, el cuarto miércoles de junio en la Plaza de San Pedro para participar en la tradicional audiencia semanal delSanto Padre, durante la cual el Papa prosiguió con su serie de catequesis sobre la Misericordia en el Nuevo Testamento.

En esta ocasión, el Obispo de Roma se refirió a la “Misericordia que purifica el corazón”. Y lo hizo con la introducción de un pasaje del Evangelio de San Lucas, que relata el ruego que un leproso hizo a Jesús: “Señor, si quieres puedes purificarme”.  Un hombre que – como explicóFrancisco – no sólo pide que lo cure, sino que también lo purifique, es decir, que lo sane integralmente, en el cuerpo y en el corazón.

Porque como destacó el Papa, efectivamente la lepra era considerada una forma de maldición de Dios, de impureza profunda, por lo que el leproso debía estar alejado de todos, lejos de Dios y lejos de los hombres, puesto que ni siquiera podía ir al templo. Sin embargo – prosiguióFrancisco hablando en italiano – y a pesar de esto, aquel leproso no se resignó ni a la enfermedad ni a las disposiciones que lo convertían en un excluido, porque reconoció el poder de Jesús, seguro de que todo dependía de su voluntad.

Y esta fe – añadió el Pontífice – es la fuerza que le permitió romper todas sus convicciones y buscar a Jesús, para arrodillarse ante Él llamándolo “Señor”. De modo que su súplica – dijo elPapa Bergoglio – nos muestra que cuando nos presentamos ante Jesús no es necesario hablar tanto, sino que bastan pocas palabras, siempre que estén acompañadas por la plena confianza en su omnipotencia y su bondad.

De ahí que el Papa haya afirmado que encomendarnos a la voluntad de Dios significa ponernos ante su infinita misericordia, puesto que no existe otro lugar en el que nos sintamos más seguros.

En cuanto a la disposición de Jesús, que tras haberlo curado le pide que no hable con nadie de eso, el Santo Padre explicó que esto nos permite ver tres aspectos: Primero, que la gracia que actúa en nosotros no busca el sensacionalismo; segundo, que al verificar oficialmente la  curación con los sacerdotes y celebrando un sacrificio expiatorio, el leproso vuelve a ser admitido en la comunidad de los creyentes  y en la vida social y, en fin, que presentándose ante los sacerdotes el leproso les da testimonio de Jesús y de su autoridad mesiánica.

Al concluir su catequesis el Pontífice afirmó que la fuerza de la compasión con que Jesús curó al leproso llevó la fe de ese hombre a abrirse a la misión. De ahí su invitación a pensar en nosotros y en nuestras miserias… con sinceridad. Dado que tantas veces – dijo – solemos cubrirlas con la hipocresía de las “buenas maneras”. Por lo que es necesario – añadió – estar solos, ponernos de rodillas ante Dios y pedir: “Señor, ¡si quieres, puedes purificarme!”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

(Vatican Radio)

(News.Va)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here