Getting your Trinity Audio player ready...

Los bosques y las reservas naturales de Puerto Rico no conocen los límites establecidos por el hombre. La creación de Dios es valiosa en su totalidad y no se limita a leyes, reglamentos y planes territoriales. Una zona puede ser declarada bosque estatal o reserva natural, sin embargo, otras áreas que no han sido delimitadas también poseen un gran valor natural y su protección y cuidado es fundamental. 

Ejemplos de esta aseveración son lugares que antes eran vertederos clandestinos y en la actualidad están protegidos por organizaciones sin fines de lucro, como es el Área Natural Protegida Cañón San Cristóbal, entre los municipios de Barranquitas y Aibonito. También se puede mencionar la Reserva Natural del Caño Tiburones, donde algunas áreas sí están protegidas por ley y otras no. Pero esta zona, en su totalidad, desde Manatí, pasando por Barceloneta hasta Arecibo, tiene un valor incalculable para la biodiversidad del área y la protección del acuífero del norte. 

Existen en Puerto Rico, bosques y reservas naturales que son administrados por agencias federales, como el Bosque Nacional del Yunque, en Río Grande, y otros por estatales y hasta grupos comunitarios, como es el caso del Bosque del Pueblo en Adjuntas. Este bosque tiene un proyecto de gran participación ciudadana, que involucra también iniciativas para el uso de energía renovable. Precisamente, esta zona fue protegida de la explotación minera a cielo abierto gracias a la lucha de líderes comunitarios, como el matrimonio de “Tintí” Deyá Díaz (fallecida) y Alexis Massol González, al igual que el Bosque Estatal de Monte Choca, en el barrio Palos Blancos de Corozal, que fue protegido de ser segregado para la venta de lotes. 

El rol de las comunidades y la educación ambiental

Las comunidades juegan un rol muy importante en la protección de los bosques y reservas naturales, muy especialmente aquellas que se encuentran adyacentes a estos terrenos de gran valor natural. Un caso muy particular es la comunidad cercana al Bosque Estatal de San Patricio, cuyo rol fue muy significativo para proteger este lugar, limpiarlo de escombros de viviendas de interés social y devolverle su valor natural. Este bosque es un pulmón de la zona metropolitana de San Juan y Guaynabo. 

De igual manera, las organizaciones ambientales y sin fines de lucro realizan una labor muy valiosa para lograr que los niños y jóvenes se vuelvan a conectar con los bosques y áreas naturales, como es el caso del Centro Ambiental Santa Ana (CASA), en Bayamón, que trabaja programas educativos que permiten a los estudiantes adentrarse en el bosque ubicado dentro del Parque Julio Enrique Monagas y puedan aprender sobre las especies de flora y fauna que habitan en el lugar. 

Día Internacional de los Bosques

El pasado 21 de marzo se celebró el Día Internacional de los Bosques. El tema para el 2024 fue “Bosques e innovación: nuevas soluciones para un mundo mejor”. La temática de este año invitaba a los países a utilizar herramientas innovadoras para monitorear el estado de los bosques. Se invitó a que los grupos indígenas sean los guardianes y protectores de estas áreas. En el caso de Puerto Rico, todas las comunidades vecinas de los bosques y reservas naturales deben ser los mejores aliados y cuidadores de estas áreas naturales protegidas y no protegidas, donde residen especies vulnerables y hasta en peligro de extinción, como es el caso del guabairo y el murciélago rojo en el Bosque Estatal de Susúa, ubicado entre Yauco y Sabana Grande. 

Laudato Si’

El papa Francisco, en su encíclica Laudato Si’, recuerda que en algunos países “hay ejemplos positivos de logros en la mejora del ambiente, como la purificación de algunos ríos que han estado contaminados durante muchas décadas, o la recuperación de bosques autóctonos […]. “Estas acciones no resuelven los problemas globales, pero confirman que el ser humano todavía es capaz de intervenir positivamente. Como ha sido creado para amar, en medio de sus límites brotan inevitablemente gestos de generosidad, solidaridad y cuidado”, dice el Sumo Pontífice.

Fuentes para algunos datos: Departamento de Recurso Naturales y Ambientales y Para La Naturaleza. 

Marielisa Ortiz Berríos

Para El Visitante