Un total de 304 monaguillos de las vicarías de la Arquidiócesis de San Juan dijeron presente el pasado sábado, 14 de noviembre en el auditorio de la Parroquia San José en Caparra, para reafirmar su compromiso con la Iglesia con motivo del XI Encuentro Arquidiocesano de Servidores del Altar que llevó por lema “Sirviendo con amor a Jesús y a mi pueblo”.

El evento animado por los jóvenes Priscilla Pérez y Félix Soto, ambos de la vicaría de Carolina, comenzó con la invocación a cargo de Monseñor Leonardo “Leo” Rodríguez, seguida de la presentación e interpretación de lo que será oficialmente el Himno de los Servidores del Altar (que lleva el mismo título), escrito por Bernardette López Maldonado de la Parroquia San Felipe Apóstol en Villa Carolina.

En un ambiente alegre y lleno de energía, grupos de distintas parroquias (entre ellas Bayamón, Carolina, Santurce y Guaynabo) compartieron sus talentos en las áreas de danza, canto y pantomima. Luego de un receso, hicieron un debate en el que cinco representantes de cada vicaría subían a la tarima para intercalarse preguntas alusivas a aspectos eclesiales. Las vicarías de Guaynabo-Puerto Nuevo y Bayamón resultaron ganadoras.

Alrededor de las 12:00 del medio día inició la Santa Misa presidida por Mons. Roberto González, Arzobispo de San Juan. La misma estuvo armonizada por el coro de la Parroquia San Antonio Claret de Bayamón. En la homilía, Monseñor agradeció a los monaguillos por el tiempo que dedican a la Iglesia y a quienes los animan a estar en el altar.

Continuó diciendo: “Tiempo que se dedica a Dios nunca es tiempo perdido, es tiempo vivido, también tiempo invertido, tiempo ganado porque es tiempo en nuestras vidas en el que nos acercamos más a Él”.

“Oro por ustedes para que su cercanía a Jesús eucarístico los ayude a experimentar la riqueza de la misericordia de Dios y los haga a ustedes ricos en su misericordia.

Ustedes son la esperanza de nuestro querido Puerto Rico, esperanza de la Iglesia, esperanza del mundo. […] Ustedes son tesoros de la Iglesia y de nuestra patria. Que el

Señor los bendiga y proteja siempre”, culminó.

Una vez concluida la misa, se llevó a cabo un sorteo entre las vicarías. Luego Mons. Roberto agradeció a Mons. Leo por la labor realizada y dio la bendición final.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here