Las enfermedades cardiovasculares son patologías propias de las sociedades occidentales y son la primera causa de mortalidad en el mundo, superando cualquier tipo de cáncer y el sida. Existen dos tipos de factores de riesgo: los modificables y los no modificables. Estos últimos están preestablecidos como la edad, el sexo, la herencia genética o la diabetes y no pueden cambiarse por una acción determinada. No obstante, mediante la prevención, es posible evitar efectos negativos para la salud del corazón.

1. Ejercitarse diariamente

Mantenerse físicamente activo se asocia a una reducción en la frecuencia y en la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares. Se recomiendan los ejercicios tipo aeróbico: correr, caminar con energía, nadar o ir en bicicleta. Estudios recomiendan practicar ejercicios por lo menos tres veces por semana durante 30 minutos.

2. Seguir una dieta sana y equilibrada

Mantener hábitos saludables de alimentación ayuda a disminuir tres de los principales factores implicados en las enfermedades del corazón: el colesterol elevado, la hipertensión arterial y el sobrepeso.

Debe consumir frutas, verduras, cereales, carnes magras, pescado y fibra de cereales integrales y legumbres. Así como priorizar la grasa procedente del aceite de oliva, frutos secos y pescado azul. Procure limitar la ingesta diaria de sal y de alcohol.

3. Dejar de fumar

Fumar favorece el riesgo de trombosis y afecta las arterias coronarias dificultando el riego del corazón. Evite el tabaco de forma activa y la presencia en ambientes de fumadores.

4. Limitar el alcohol

Abusar del alcohol es perjudicial para la salud. Sin embargo, consumirlo moderadamente (uno o dos vasos de vino tinto al día), se relaciona con una disminución de las enfermedades cardiovasculares.

5. Mantener un peso óptimo

La obesidad no solo agrava los problemas cardíacos, también predispone a sufrir de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares, y favorece la aparición de diabetes tipo 2.

6. Realizar actividades agradables y eliminar el estrés

La probabilidad de sufrir un ataque cardíaco en momentos de estrés es mayor dado al aumento en la presión arterial. Se deben realizar actividades relajantes como: paseos y yoga. Es importante procurar un balance en su agenda laboral que le permita disfrutar del tiempo libre.

7. Controlar la diabetes

Con el fin de detectar precozmente la diabetes y reducir el riesgo de accidentes cardiovasculares y muerte prematura, se recomienda analizar el nivel de glucosa en la sangre una vez cada tres años a partir de los 40.

8. Vigilar la presión arterial

La hipertensión arterial habitualmente no presenta síntomas. Es importante detectarla y tratarla dada su relación con enfermedades cardíacas potencialmente graves como insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio.

9. Mantener los niveles de colesterol

El exceso de colesterol en la sangre se acumula en las paredes de las arterias. Las personas con niveles de colesterol de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200. En los casos que así se requiera, existe una amplia variedad de fármacos que regulan los niveles de colesterol.

10. Realizarse revisiones médicas de forma periódica

Se recomiendan revisiones médicas periódicas a partir de los 40 años, especialmente si existen antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad y tabaquismo.

El Catecismo de la Iglesia Católica, sostiene que la vida y la salud física son bienes preciosos confiados por Dios, y por esta razón debemos cuidar de ellos racionalmente […] (#2288).

(Fuente: Canal Salud de MAPFRE, http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/10-claves-corazon-sano.shtml).

 

E-mail
Print
PDF

 

“Ahora Señor, puedes llevarme, puedes mandarme a buscar”, con estas palabras que una vez pronunció Simeón al conocer al Niño Jesús, el Dr. Miguel A. Correa describió su experiencia luego de haber completado el recorrido del Camino de Santiago de El Yunque junto al Obispo y otros fieles de la Diócesis de Fajardo-Humacao.

“Me siento muy bien. Se me quitaron todos los dolores. Estoy nuevecito. Tuve un contacto con Dios, con la naturaleza y con Jesús en ese sol, en esa patena que estaba brillando, en esa hostia. Eso ha sido un milagro, una bendición”, comunicó el también historiador.

La patena que estaba brillando a la que don Miguel hace referencia es a un efecto que ocurrió mientras caminaba por el Poblado de Punta Santiago en Humacao. “El reflejo del sol se posó sobre el mar, era de un tamaño tan grande que parecía ser una hostia sobre una patena de oro fino y cristalino. Lo presentí como un bautismo en el Espíritu Santo”, exclamó el Dr. Correa.

Del mismo modo, indicó que aunque desde joven ha estado involucrado en las cosas de la Iglesia y ha participado en retiros, ha sido catequista y hasta ministro extraordinario de la comunión, jamas había sentido algo así. “Nunca había tenido una experiencia tan grande como esta. He sentido una paz, una tranquilidad y tengo una satisfacción en mi alma que no se puede explicar”, subrayó.

Y es que este hombre de 76 años, con poca experiencia en caminar tramos largos, y contrario a todo pronóstico, logró culminar el recorrido de 120 kilómetros o 75 millas.

Cabe destacar que antes de iniciar esta caminata que se extendió por siete días -en la que recorrió las laderas de El Yunque desde Loíza y Canóvanas, pasando por Río Grande, Luquillo, Fajardo, Ceiba y Naguabo, y terminando en el barrio Punta Santiago de Humacao- fueron muchos los que auguraron que don Miguel no podría completar el trayecto.

“Yo me enteré que entre ellos (los del grupo) conversaron y dijeron que yo no iba a llegar. Ellos estaban seguros que el segundo día no vendría. Lo que ellos no saben es que yo le pedí a Dios insistentemente en mi casa, en la iglesia y frente al Sagrado Corazón de Jesús de la Parroquia de Cubuy que me diera la fuerza para completar el Camino de Santiago”, recordó el feligrés de la Parroquia María Reina de la Paz de Humacao.

El segundo día del trayecto tan pronto don Miguel vio a Monseñor Eusebio Ramos Morales, Obispo de la Diócesis Fajardo-Humacao le aseguró que “esta vez no voy a preguntar para dónde vamos, ni cuánto falta para llegar, ni me voy a sentar en los muritos”.

El septuagenario destacó que las subidas y bajadas del Yunque le pusieron las piernas a temblar en más de una ocasión; el cansancio y el dolor que tenía en sus huesos aumentaba cada día. Sin embargo, fue su oración constante, la súplica al Espíritu Santo y su deseo de no desfallecer lo que permitieron que, pese a su edad, pudiera completar el recorrido.

Igualmente, mencionó que el primer día que inició el Camino Santiago de El Yunque la mochila que llevaba en su espalda iba muy pesada, llena de rencores, incomprensión y desamor. Pero a medida que fueron pasando los días, aunque las fuerzas iban menguando, sintió cómo tras un contacto directo con Jesús y la naturaleza, su carga se hizo más liviana.

“Mi relación con Dios se iba solidificando más y más, a medida que tenía contacto con la naturaleza. En el susurrar del viento y el movimiento de ramas y las hojas que caían al suelo, sentía que Jesús me decía: ‘Si tienes sed, acércate a mí y recibirás el agua gratis que da la vida’”, admitió don Miguel.

Durante el recorrido el Dr. Correa recordaba en su mente varios salmos de la Biblia que lo ayudaron a mantenerse en pie. Entre ellos: “Misericordia Señor, que desfallezco, sáname Tú, porque me duelen todos los huesos”, “Aquí estoy Señor, sumamente perturbado, vuélvete a mí”, que parafraseaba a medida que llegaban a su mente.

Después de todo, don Miguel alberga en su corazón que más personas se animen a hacer el Camino Santiago de El Yunque. “Exhorto a todos los fieles no solo de la Diócesis de Fajardo-Humacao sino de todo Puerto Rico a que tengan esta experiencia. No crean que porque sean personas viejas no podrán hacerlo, si tenemos a Cristo en nuestro corazón lo pueden lograr”, reiteró.

Finalmente, don Miguel agradeció a Mons. Eusebio Ramos y al diácono Héctor Velázquez que nunca se apartaron de él durante todo el Camino. “Gracias a los sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y a los fieles católicos que dijeron presente a través de sus plegarias”, concluyó.

E-mail
Print
PDF

Es usual ver a toda clase de persona, sin importar su edad, utilizando los llamados teléfonos inteligentes, tabletas o cualquier dispositivo electrónico para estar en contacto con el mundo exterior.

Pese a que un grupo de personas puede estar en un mismo espacio, cada uno está aislado sin comunicarse entre sí, inmersos en su aparato electrónico.

Todos saben que la tecnología de por sí, no es mala. Sin embargo puede ser negativa, cuando no se le da el uso correcto y adecuado.

Para la Dra. Ana Plaza Montero, Catedrática Auxiliar del Programa Graduado de Psicología Clínica de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), “es la carencia de limitaciones y el uso inadecuado que se le da a la tecnología el mayor problema”.

“La tecnología se ha convertido en un miembro más de cada hogar. Si la incorporamos en un grupo que tenía una comunicación excelente no debe haber problemas. Sin embargo, si está presente en una familia en la que no había buena comunicación, la situación se agrava”, indicó la Psicóloga Clínica.

La Dra. Plaza reiteró que la tecnología se utiliza en las familias como una evasión de responsabilidades. “Algunos padres tienen temor de hablar con sus hijos adolescentes”, explicó.

Igualmente, la experta destacó que otro de los dilemas de las familias 2.0 (como se les llamó a las familias tecnológicas en Europa desde la incorporación del Internet), surge cuando los padres o cuidadores principales no supervisan lo que hacen sus hijos mientras están con los dispositivos electrónicos.

“Es importante que ellos, como padres, estén al tanto del uso que hacen y les expliquen a sus hijos las consecuencias de hacer mal uso de esto. En Internet hay cosas favorables y otras que no los son”, precisó la Dra. Plaza.

De otra parte, la profesional mencionó que no debe alarmarse si su familia está sumida en esta actividad porque hay opciones para recuperar una comunicación efectiva.

“Para comenzar establezca normas sobre su uso. Pueden elegir dos o tres horas durante el fin de semana para que todos, dejen de lado sus dispositivos móviles hasta que progresivamente aumente la cantidad de días”, sugirió la catedrática.

Al tiempo, la Dra. Plaza enfatizó que la ayuda profesional será una alternativa para aquellos que no puedan manejar la situación por si solos.

Finalmente, el Papa Francisco dijo a principios de este año, que el Internet es un don de Dios aunque advirtió que se debe tener cuidado de no caer en el aislamiento a causa de esto.

E-mail
Print
PDF

“Sean sobrios y estén vigilantes, porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar. Resístanle firmes en la fe, sabiendo que nuestros hermanos en este mundo se enfrentan con sufrimientos semejantes”, (1 Pe 5, 8-9).


Muchos al observar el mal en el mundo, pueden cuestionarse, ¿y dónde está Dios? Realmente, esta no debe ser la pregunta. La interrogante adecuada debería ser: ¿Y dónde estoy yo? o ¿Qué estoy haciendo yo? Antes de juzgar, se debe ver primero el propio corazón, para que de esta forma cada individuo pueda darse cuenta, como decía el hoy San Juan Pablo II, sobre las “luces” y “sombras” que forman parte de su ‘mundo’.

Así que parte de estas luchas o estas “sombras” de poder o de ambición, son males que aquejan a la sociedad y al mundo actual. Y si se reflexiona al respecto, en muchas ocasiones, son el reflejo del “hombre interior”. Es por esto que la Palabra de Dios expone que “ante todo vigila tu corazón, porque en él está la fuente de vida”, (Pro 4, 23).

Por tal motivo, se debe reconocer que no solo en el mundo exterior, sino en el “mundo” interior existe una lucha constante. Cada persona, cada cristiano, debe darse cuenta de esta realidad. Hoy más que nunca la fe debe estar sujeta en Cristo Jesús.

Es importante comprender, como bien mencionaba san Pablo, que “no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas”, sino “a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba”, (Ef 6, 12).

Esta es una realidad que no se puede obviar, por tanto hay que estar preparados, “vigilantes”, y con la “lámpara encendida”. No puede faltar el aceite, es decir, no se puede vivir un cristianismo a mitad, a medias. ¡Hay que estar comprometidos con el Señor!

Por tal motivo, la fe también exige sacrificios. Requiere la “milla extra”. Más tiempo de oración, más tiempo con Dios, más tiempo de confesión, más tiempo de obras de caridad, más tiempo de obediencia, más tiempo de humildad. Y no es fácil, pero con Cristo todo se puede.

Aunque resulte repetitivo: ¡hay que buscar más de Dios! Y reconocer en cada uno sus fortalezas y debilidades. El enemigo no “atacará”a todos por igual. Su lucha será como la habilidad de la serpiente, que estudia primero su presa, está pendiente de cada uno de sus movimientos y luego ataca. Y lo que muchos no saben es que su estrategia le sigue funcionando y está basada en los vicios y las “sombras” de este mundo.

Y si se pregunta: ¿cuáles son estos vicios, pruebas o batallas?, Dios, por medio de san Pablo, los expone. Los presenta como los “deseos de la carne”. Y es “fácil reconocer la que viene de la carne: fornicación, impurezas y desvergüenzas; culto a los ídolos y hechicería; odios, ira y violencias; celos, furores, ambiciones…”, (Gál 5, 19).

El que tenga oídos que oiga: hay que “revestirse” con la armadura de Dios. Por eso, Pablo decía: “Pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila […]. Tomen la verdad como cinturón y la justicia como coraza; estén bien calzados, listos para propagar el Evangelio de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio […]. Usen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios”, (Ef 6, 14-17).

Por tanto, reconociendo que Jesús es el “Camino, Verdad y Vida”, y que se quiere alcanzar la corona de la vida eterna, hay que vencer el mal con el bien. Y para alcanzar la santidad hay que trabajar fuerte, hay que estar llenos de Dios para así doblegar los deseos de la carne. De esta forma, como menciona la Carta a los Gálatas (5, 22) se deben manifestar los frutos en el Espíritu. No hay otro camino.


Ana M. Recci | Twitter: Ana_RecciEV | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

E-mail
Print
PDF

Afortunadamente, Puerto Rico posee una diversidad de playas alrededor de la Isla. Las hay de muchas formas, tamaños y colores. Algunas son de arena blanca y otras de arena negra volcánica en Isabela y Humacao, respectivamente.

Hay playas para todos los gustos, de aguas tranquilas como la del Balneario La Monserrate en Luquillo y de olas más excitantes como las de Rincón. A pesar de que la Isla solo mide 100x35, la Playa Flamenco en Culebra es considerada una de las más hermosas a nivel mundial.

Las playas son un recurso natural valioso que está disponible para el disfrute de todos, pero debido al problema de la contaminación, que cada vez es mayor, se están afectando gradualmente.

Principales fuentes de contaminación

Las principales fuentes de contaminación son: descargas de aguas residuales, drenajes suficientes, plantas de tratamiento ineficientes o sobre cargadas, residuos de embarcaciones, residuos que dejan las personas en la playa y la basura que arrastra la lluvia.

Enfermedades

Los desperdicios que están en el mar afectan grandemente al ser humano y lo que debería ser un día para relajarse y pasarla bien, rodeado de agua, sol y arena, puede ser un dolor de cabeza ante la cantidad de enfermedades que pueden contraerse.

Según el portal de Internet Universia PR la contaminación de las aguas estimula el desarrollo de miles de microorganismos, y sustancias tóxicas que ponen en peligro la salud del ser humano.

Son diferentes las afecciones que se pueden contraer del agua. Algunas ocurren por tragar o aspirar dosis infectadas de patógenos que provocan infecciones en la piel, ojos y oídos.

Igualmente, si el agua está adulterada con heces fecales, estas contienen agentes patógenos y es posible que causen otros padecimientos que pueden llevar inclusive a la muerte.

De manera similar, pedazos de plástico, botellas de cristal, jeringuillas y otros materiales peligrosos, pueden ocultarse en la arena donde muchos caminan con los pies descalzos y provocar cortaduras.

Muerte de Animales

La página de Internet Pure Adventure PR señala que anualmente unos 100 mil mamíferos marinos y 250 mil aves acuáticas mueren a consecuencia de quedar enredados por basura o por la ingesta de esta. Igualmente, un número elevado de estos se enredan en las redes y en los anillos de plástico que se utilizan para los empaques de refresco de seis latas.

A su vez, las tortugas no pueden diferenciar entre su alimento predilecto que son las aguas vivas y las bolsas plásticas. Una vez ingeridas, esto puede causarles muerte por hambre ya que no pueden digerirlas.

Del mismo modo, otros animales marinos se equivocan y creen que las colillas de cigarrillo, y empaques de todo tipo, son comida.

Degradación de la basura

Anualmente unos 6.4 millones de toneladas de basura contaminan las costas de todo el mundo. Un 90 % de esta basura son residuos de plástico.

La página de Internet Pure Adventure PR establece que una botella de plástico tarda entre 100 a 1,000 años en desintegrarse y una bolsa de plástico como las del supermercado unos 150 años. Mientras los materiales desechables como platos, vasos y cubiertos demoran 1,000 años.

La colilla de un cigarrillo se retrasa de uno a dos años en desaparecer y las latas de bebidas carbonatadas una década. De igual forma, las botellas de vidrio pueden estar hasta 4,000 años sin desintegrarse.

Sugerencias cuando vaya a la playa

Lleve una bolsa para recoger los desperdicios, al final del día deposítela en el zafacón y si no hay uno, llévesela a su casa.

Si está dando un paseo en bote, no lance al mar ningún tipo de desperdicio ni basura, los animales y ecosistemas se afectan. Asegúrese de que el bote no tenga ningún escape de gasolina o aceite.

Tampoco haga sus necesidades fisiológicas dentro del agua ya que esta práctica propicia el desarrollo de bacterias que pueden causar afecciones a otras personas. Enséñeles a los niños que solo pueden coleccionar conchas vacías.

De otro lado, el Papa Francisco anunció a principios de este año que comenzó a escribir un documento sobre ecología y medioambiente. El escrito está aún en su etapa inicial pero se adelantó que pretende resaltar particularmente la temática de la ecología en el ser humano. “La explotación de los recursos ambientales constituye “otra herida a la paz”, dijo el papa en enero.

“Si bien ‘la naturaleza está a nuestra disposición’, con frecuencia no la respetamos, no la consideramos un don gratuito que tenemos que cuidar y poner al servicio de los hermanos, también de las generaciones futuras”, agregó el Sumo Pontífice.

Finalmente, es necesario que se tome acción para que la basura no continúe afectando las costas, y las nuevas generaciones tengan la oportunidad de disfrutar de este recurso natural. La conservación, mantenimiento y protección de las playas depende de todos.

E-mail
Print
PDF

Durante las cálidas horas de la mañana veraniega, el pasado domingo, 29 de junio se llevó a cabo la fiesta de San Pedro en la comunidad de La Parguera en Lajas. La festividad se extendió por cuatro días y concluyó con la celebración de la Santa Misa, seguida de una procesión terrestre y luego marítima.

La misma fue presidida por Monseñor Álvaro Corrada del Río, Obispo de la Diócesis de Mayagüez en la Capilla de San Pedro, junto a Padre Urian Pérez Zapata, párroco de Nuestra Señora de la Merced, una de las dos parroquias del municipio.

El Obispo destacó la presencia de la Pastoral de audioimpedidos católicos de la diócesis de Mayagüez, que se encargaron de realizar la interpretación de la misa en lenguaje de señas. De otro lado, en su homilía, enfatizó la importancia de proclamar la fe.

“La importancia de la fe que Dios nos da es una gracia, un regalo que no se puede presuponer en la vida. Vemos cómo en esta fiesta estamos proclamando nuestra fe que es claramente Jesucristo verdadero Dios y verdadero hombre. […] Mis hermanos y hermanas la fe hay que proponerla, hay que propagarla y hay que proclamarla, no se puede suponer ni dar por sentado”, expresó.

Para concluir la homilía, Monseñor sostuvo que para proclamar y conocer la fe debemos vivirla desde: el Credo de los apóstoles, la vida en los sacramentos, la vida que se tiene del conocimiento y de la virtud, y tener una vida de oración y de confianza en Dios.

Una vez culminó la misa, inició la procesión. La caminata fue encabezada por portadores de las banderas de Lajas, Puerto Rico y Estados Unidos, seguidos por los monaguillos, ministros y sacerdotes junto al Obispo. Detrás, iba la banda de Ensenada, que armonizó el ambiente durante toda la marcha, seguida por la feligresía.

Al llegar al muelle, la imagen del santo fue colocada en una lancha de fondo de cristal que también abordan la mayoría de los asistentes, para participar del recorrido por las aguas alrededor de la laguna de La Parguera. En el lugar esperaban listas para partir varias embarcaciones, grandes y chicas, la mayoría decoradas con flores.

Una vez inició el recorrido, se unieron más lanchas. Entre ellas, destacaban algunas con personas vestidas alusivas a San Pedro, y otra con la imagen sobresaliente de San Pedro en su área frontal. A su vez, decenas de familias disfrutaban del paseo, mientras celebraban en comunidad la fiesta de su santo.

Al llegar a tierra firme, se pasó al área de la plaza para premiar las mejores lanchas decoradas en alusión a San Pedro. Posteriormente, se movilizaron al centro comunal para compartir con miembros de la comunidad e invitados.

En un aparte con El Visitante, Padre Urian compartió que: “Esta área, además de ser una turística tiene un gran amor a San Pedro por ser pescador y ha establecido esta procesión por más de 50 años, en la que se unen embarcaciones de distintos lugares para honrar a este patrón de los pescadores y de esta área”.

Al tiempo indicó: “Además de ser el papa de la Iglesia, (San Pedro) es un hombre que nos muestra su amor profundo a Jesucristo y a la Iglesia y por lo tanto es ejemplo de entrega, disponibilidad, incluso del sacrificio hasta dar su vida por el Señor”.

Por su parte, Monseñor Corrada del Río habló sobre la mayor enseñanza de San Pedro que se debe poner en práctica. En esa línea, enfatizó que: “La mayor enseñanza en San Pedro era su amor personal por Cristo, creyendo que Él era verdadero Dios y verdadero hombre. Segundo, su humildad en reconocer sus faltas y pecados; que él le había fallado y había negado a Cristo. La persona que niega, que falla, puede siempre por amor y por fe rehacer su vida”.

Asimismo sobre las enseñanzas de San Pablo concluyó: “Este santo comprendió que la ley no fue lo más grande del pueblo de Israel, lo más grande es que ellos abrieron el camino para el Mesías. Por eso cuando llegó el Mesías, (San Pablo) dijo que más importante es la fe personal en el Mesías que vivir bajo la ley”.

E-mail
Print
PDF

Hace unos días el Papa Francisco invitó a todos los cristianos del mundo a orar por la tensa situación que se vive en Iraq. El Santo Padre, pidió elevar una plegaria especialmente por las víctimas y por quienes sufren más las consecuencias del aumento de la violencia.

“Son muchos los cristianos que han tenido que dejar sus casas. Deseo a toda la población la seguridad, paz y un futuro de reconciliación y justicia en el que todos los iraquíes, independientemente de su pertenencia religiosa, puedan construir juntos su patria, haciendo de ella un modelo de convivencia”, expresó el Papa.

Igualmente, urgió al pueblo a que haga su petición a través de la Virgen María e instó a que todos se mantengan rezando.

De otro lado, el portal de Internet ACI Prensa reseñó que el pasado lunes el Arzobispo de Mosul en Iraq, Mons. Amel Shamon Nona informó la destrucción de una estatua de la Virgen María por parte de los extremistas musulmanes.

“La Inmaculada Concepción fue destruida por los militantes islamistas que tiraron una torre de la iglesia. Sin embargo, el interior de la iglesia no resultó con daños”, dijo Mons. Amel Shamon.

Algunas fuentes han insistido en señalar que quedan muy pocos cristianos en la ciudad porque han decidido trasladarse a otras zonas más seguras. Aunque hay varios cristianos, mayormente ancianos que eligieron quedarse encerrados en sus casas ya que por condiciones de salud se ven imposibilitados de abandonar la ciudad.

Por otra parte, el ministro iraquí de Derechos Humanos, Mohammed Shia al Sudani, acusó a los milicianos suníes de Isil de cometer atrocidades entre la población de la llanura de Nínive.

El ministro destacó que los milicianos quemaron iglesias y obligaron a las comunidades cristianas a pagar impuestos. Asimismo, varias mujeres cristianas fueron objeto de actos violentos y cinco de ellas optaron por suicidarse.

Por su parte, en Puerto Rico el Arzobispo Metropolitano de San Juan, Mons. Roberto González Nieves se unió al reclamo del Santo Padre e instó a todos los fieles católicos de la Arquidiócesis a mantenerse en oración intensa e insistente pidiendo por la paz de Iraq.

Según una carta que fue circulada por el Vicario General, Monseñor Leonardo Rodríguez, señaló que la situación de Iraq es sumamente grave para los cristianos.

El Nuncio Apostólico de Iraq y Jordania, Mons. Francis Assisi Chullikatt dijo que: “La paz está en grave peligro; existe el riesgo grave de un enfrentamiento sectario (…). Las armas no pueden resolver los problemas, siempre crean nuevos. Por lo tanto hace falta sentido común, dirigentes iluminados deseosos de implementar el bien común y no el bien de una parte”.

Monseñor Rodríguez, también Moderador de la Curia de la Arquidiócesis de San Juan, reiteró el llamado de que en estos días se eleve una oración por esta intención. “Puede hacerse en la Santa Misa durante la oración de los fieles, en momentos de oración frente al Santísimo Sacramento, en el Santo Rosario, etc.”, sugirió Mons. Leonardo.

Finalmente, instó al pueblo puertorriqueño a orar además por la paz y estabilidad de Puerto Rico. “Para que por medio del diálogo se logren soluciones justas para todos los integrantes de nuestra sociedad, sobre todo para los más vulnerables y necesitados”, finalizó.

E-mail
Print
PDF

developed by