Domingo Rodríguez Zambrana, S.T. | Para El Visitante


Existe una fibra que vibra latente, muy profundo en el interior de todo ser humano. Muchos la llaman por diferentes nombres como, por ejemplo, “aspiración”, “ilusión”, “ideal”, “empeño”, “visión”, “esfuerzo”, “sueños”, “meta” y así por el estilo. Y es cierto, todos esos conceptos podrían definir ese algo misterioso que sentimos y vivimos en lo profundo del ser, pero del que no sabemos su origen.

La presente reflexión nace de lo que es ya común en la experiencia de la vida espiritual. Me refiero a la inquietud de un crecimiento personal, cuestionando la vida propia. ¿Soy feliz siendo como soy? ¿De dónde provienen mis ansiedades, esto de sentirme vacío, no realizado? ¿Hay indiferencia, entusiasmo, pasión? ¿Cómo puedo ser mejor persona, en las circunstancias que me tocan vivir? ¿Cómo me ayuda el hecho de que soy una persona de fe, de que Dios es central en mi vida? ¿Palpo evidencia de ilusión, empeño, sueños que me sostienen e impulsan a seguir adelante?

Todos somos diferentes y no a todos nos preocupan tales interrogantes. Pero a todos nos impacta y nos preocupa la urgencia de vivir y de vivir para siempre; el amar y ser amados. Y así es porque, de acuerdo a la ciencia del desarrollo humano, el vivir para siempre y el amar y ser amado son las dos necesidades fundamentales en la condición humana. Se ha descubierto que todo está relacionado con estas dos necesidades básicas. De la psicología social aprendemos que todo comportamiento responde a una necesidad. Si deseamos saber por qué hice lo que hice, por qué actué como actué, tendríamos que cuestionar cuál fue la necesidad que me llevó a portarme de esa manera.

En lo concreto, podríamos señalar, por ejemplo, que si soy rudo, descortés o malcriado en mi relación con los que me rodean, ese actuar así pudiese estar conectado con una imagen pobre de mí mismo. Entre más baja autoestima, más alto el grado de hostilidad. El descontento o inconformidad con mi persona se refleja en intolerancia a los demás. Si soy dado a la crítica y juicios negativos a otros, especialmente con figuras de autoridad, eso pudiese estar conectado con síntomas de arrogancia. La arrogancia fluye de la inseguridad personal. Es mecanismo de defensa de algún complejo de inferioridad. Algunas de las necesidades más comunes en el comportamiento nuestro podrían ser: querer ser centro de la atención; creerme merecedor de respeto y aceptación; probarles a los demás que sé más; que tengo grados académicos o posición de autoridad y debo ser reconocido como tal. Todas estas necesidades están conectadas con mi vida. La vida que yo he idealizado y que considero, requiere y merece un trato especial.

De nuevo, repetimos que lo que deseo es vivir, vivir sin tener que morir y vivir sin descontentos ni desagravios causados por la humanidad ingrata y desconsiderada que me rodea. Por ahí es que va conectada la segunda necesidad básica, la de amar y ser amado. El antojo de querer vivir, de defender la vida, se podría analizar desde la filosofía y ciencias sociales. No así tan fácil, entender por qué amar y ser amado. El amor es una fuerza interna, la más poderosa que existe en la existencia humana. Es más grande que la vida, por eso no lo entendemos a cabalidad desde la poquedad que nos identifica. El Papa Emérito, Benedicto XVI, en su Carta Encíclica “Dios es Amor” (2005), diferenció el concepto de amor desde dos dimensiones: “Eros y Ágape”. El arrastre sensual es una cosa, el amor que motiva entrega total de sí mismo es otra. Todos somos una combinación de estas dos fuerzas creadas por Dios.

La felicidad máxima que podemos vivir es lograr que el amor se convierta en una entrega total sin esperar nada de vuelta. El psicólogo Abraham Maslow la señala como “realización personal”; la explica como la quinta etapa en el desarrollo humano, como el logro mayor en el proceso de adultez.

El ser humano vive en frustración permanente porque lucha por conservar su vida sabiendo que mañana se muere; cuando, con hambre de amar y sentirse amado, vive día a día lo inadecuado de la experiencia. Como pordiosero, vive su hambre y apetito que jamás serán adecuadamente saciados… ¡no en este mundo! La persona cabal, sin embargo, iluminada por la fe, es la que descubre, desde la vulnerabilidad de su vida espiritual, que solo Dios -la divinidad ya injerta en su condición humana desde el misterio de la Encarnación- es lo que le permite vivir para siempre poder amar y ser amado. ¡Ah… si solo aceptáramos que somos seres necesitados!

 

E-mail
Print
PDF

Camille Rodríguez | @CamilleRodz_EV


Las personas que realizan trabajos de construcción o que trabajan con metales están más propensas a sufrir laceraciones en la córnea. Estas ocurren por un trauma que afecta la córnea que es un “botón” que queda en la parte del frente del ojo, es transparente y tiene cinco capas.

Según la oftalmóloga, Dra. Allison Toledo Candelario una lesión en la córnea no es otra cosa que una cortadura que puede afectar varias o todas las capas.

“Si la cortadura entra parcialmente se conoce como una laceración parcial, mientras si lo hace a través de todas las capas es una laceración perforante de la córnea”, señaló.

Indicó que dependiendo del nivel de profundidad de la lesión será la forma de tratarla. Aquellos casos con cortaduras más profundas será necesario corregirlas a través de puntos de sutura. “Una laceración llana en donde los bordes de la cortadura se posicionan bien se puede observar”, declaró.

Relacionado a los medicamentos señaló que es recomendable usar antibiótico recetado por un oftalmólogo para evitar infecciones que son muy difíciles de tratar. Explicó que debido a que la córnea no tiene vasos sanguíneos, las infecciones tardan más en sanar.

Al tiempo, aprovechó para destacar que aunque la primera capa de la córnea o el epitelio suele sanar rápidamente las laceraciones, en las que son cortaduras más profundas tienden a sanar lentamente debido a que la córnea está compuesta de diferentes tipos de células y, por ejemplo, las células de la última capa no se regeneran. Por ende, “después de coger los puntos habrá casos que haya que dejarlos por varios meses para que sane totalmente”.

Igualmente, comentó que aunque todos están expuestos de sufrir laceraciones en la córnea hay personas que, por la naturaleza de su trabajo, están en mayor riesgo como es el caso de aquellos que se dedican a limpiar patios.

“Los que pasan el trimmer siempre deben usar gafas protectoras porque en el material vegetal con el que ellos trabajan tiene muchas bacterias y aparte de la laceración pueden sufrir una infección intraocular”, precisó

Del mismo modo, la Dra. Toledo Candelario detalló que en cuanto al tratamiento para atenderlas dependerá de cada caso. “Siempre van a ocasionar una cicatriz, aun si la lesión es parcial, se atendió a tiempo y no se infectó. Algunas cicatrices no resultan visualmente significativas para el paciente, pero otras sí”.

Señaló que si la cicatriz está en el medio por donde el paciente ve, notará algo similar a un raspazo en una gafa, incluso podría causar visión doble. “En esos casos en los que la visión esté totalmente obstruida se puede hacer un trasplante de córnea”, indicó.

Finalmente, recomendó que si una persona tiene algo incrustado en el ojo no intente removerlo y vaya de inmediato a la sala de emergencia. “Si van a realizar algún trabajo que genere partículas que puedan convertirse en un proyectil, sin importar el material que sea, utilice gafas protectoras aunque lo que vaya a hacer le tome solo unos minutos”, sugirió.

 

E-mail
Print
PDF

Nilmarie Goyco | @NilmarieGoycoEV


Con motivo de conocer la percepción de los jóvenes puertorriqueños sobre la situación actual del País, El Visitante se dio a la tarea de identificar a varios para responder las siguientes preguntas: ¿cómo crees que está la situación actual del País? y ¿qué soluciones ofrecerías para lidiar con esta?

Mónica Ruiz

1. “Está muy mal, no se le da prioridad a lo que podrían ser posibles soluciones para aumentar la economía”.

2. “Promover mayor exportación, promover la agricultura del país y sus productos, darle más propaganda a los pequeños comercios”.

Paola Michelle Soto Nieves

1. “Actualmente la situación del País sigue decayendo económica y moralmente”.

2. “Hay varias formas de solucionar los problemas que afronta Puerto Rico. Uno sería comenzar con una reconfiguración en la educación de la familia, en especial de los niños, ya que ellos serán el futuro del País. Es importante crear oportunidad para que las personas crezcan individualmente como ser humano y creo que la educación actual no completa las necesidades de cada ser. También se debería incrementar el consumo local, en lugar de empresas transnacionales y proveer ayudas económicas a pequeñas empresas en vez de invertir millones de dólares en aquellas que se llevan el dinero a países extranjeros”.

 

Marangelys Toro Echevarría

1. “La situación actual en este País está de mal en peor. Todo sube de precio y pagan menos, quitan escuelas y después se quejan de que la juventud se está perdiendo. Pero dime tú, cómo vamos a salir adelante, si no tenemos una figura a seguir. Ellos mismos (los políticos) ayudan a que seamos lo que somos hoy en día”.

2. “Deberíamos sembrar, ahorrar energía y agua”.

 

Abimael Cortés Cortés

1. “El crédito de Puerto Rico está bastante afectado. El Gobierno no ha podido conseguir soluciones correctas y han llevado a la Isla a este estancamiento económico. El bolsillo de la clase trabajadora es el que se ve más afectado a diario”.

2. “En vez de seguir aumentando el IVU, deberían establecerlo fijo en el 7 % y anualmente rendir un informe al pueblo de cuánto por ciento se recogió y en qué están utilizando ese dinero. Crear ofertas para los lugares turísticos y así atraer más turistas”.

 

Yarielis Velázquez Delgado

1. “La situación actual del País es una sumamente precaria. Puerto Rico está sufriendo una crisis fiscal económica, la cual está afectándonos a todos, en especial a la clase media. El desempleo ha incrementado en los últimos años. Las personas han tenido que emigrar ya que no pueden con la situación económica que se está viviendo”.

2. “Es necesario que: el Gobierno reestructure su sistema, cerrar agencias que no son necesarias, privatizar algunas de las Agencias, mejorar la fiscalización del IVU, reducir municipios y cambiar la Rama Legislativa a una sola Cámara”.

E-mail
Print
PDF

Las abrasiones en la córnea son una de las lesiones más comunes que se ven en la práctica de la oftalmología privada. Una abrasión es un raspazo en la superficie de la córnea, específicamente en la primera capa que se conoce como el epitelio. La causa más común para las mismas es por trauma, pero pueden ser secundarias debido a químicos o por exposición. También hay condiciones de la córnea que predisponen al paciente a desarrollar abrasiones.

Según la oftalmóloga Allison Toledo todos están expuestos a sufrir de una abrasión por trauma. “Por ejemplo si te metiste el dedo en el ojo sin querer, te puede raspar. Igualmente, el uso de lentes de contacto también puede provocarla”, comunicó.

Las abrasiones causadas por químicos pueden ser más extensas y serias ya que son equivalentes a una quemadura del epitelio. Personas de cualquier edad pueden sufrirla, pero mayormente son más comunes en niños, que por error derraman químicos y les caen en los ojos. “El spray de pelo, acetona para remover el esmalte de uñas, jabón de lavar ropa y cloro, todas estas provocarán una abrasión química”, explicó.

Asimismo manifestó que los pacientes que sufren de ojo seco ya sea por condiciones sistémicas o por otra causa pueden desarrollarlas. De igual forma los que tienen problemas en cerrar los párpados. “Si el ojo no cierra se va a secar y eso provocará la abrasión. A las personas que están sedadas en intensivo es importante mantenerles los ojos lubricados pues muchas veces no los cierran en su totalidad y esto causa una abrasión por exposición”, comentó.

La especialista en salud visual precisó que las abrasiones duelen mucho porque la córnea tiene mucha inervación (nervios) pero tienden a sanar rápido. Añadió que es importante tratarlas con un antibiótico preventivo y mucha lubricación para disminuir la formación de una úlcera.

De otra parte, indicó que por naturaleza cuando cae algo dentro del ojo o se raspa, el instinto es cerrarlo y muchos optan por taparlo en lo que van al doctor. Sobre esto, comentó que como profesional no lo recomienda.

“La córnea no tiene vasos sanguíneos así que una bacteria puede infectarla. Antes de parchar un ojo hay que evaluar que no esté comenzando una infección e investigar qué causó la abrasión”, advirtió. Explicó que si la abrasión fue causada por trauma, lente de contacto o materia vegetal no se debe parchar porque aumenta el riesgo de infección. “Cuando tenemos una abrasión completa, es decir que se va toda la primera capa de la córnea a consecuencia de un químico, el médico pone antibiótico y solo con seguimiento del oftalmólogo se parcha el ojo por 24 horas”, detalló.

Finalmente, recomendó que si cae algún químico en el ojo lo ideal es echarle agua por 15 a 20 minutos, y esto con el ojo abierto. “Mientras más rápido se quite el agente del ojo menos quemadura causará. Esto hay que hacerlo de inmediato, antes de salir al hospital”, aseguró.

(Camille Rodríguez)

E-mail
Print
PDF

Nilmarie Goyco | @NilmarieGoycoEV


Para muchos, el verano es sinónimo de vacaciones, oportunidad perfecta para disfrutar de un pasadía en la playa. Sin embargo, más allá de la diversión, hay una serie de precauciones que se deben tomar en cuenta para hacer de esta una actividad segura.

A continuación, proponemos varios consejos para pasar un día de playa memorable.

 

1. Cuando llegue a la playa, estacione su vehículo en un lugar seguro. No deje objetos que puedan llamar la atención de algún delincuente.

2. Báñese en zonas vigiladas.

3. Tenga cuidado con el sol. Evite la exposición entre las 12 y 4 de la tarde.

4. Lleve su propia sombrilla, utilice un protector solar, evite caminar con los pies descalzos y proteja los ojos de la radiación solar con gafas adecuadas.

5. Verifique las condiciones marítimas antes de ingresar al agua. Las zonas rocosas y los muelles son lugares peligrosos para bañarse.

6. Procure nadar en paralelo a la orilla. Trate de no darle la espalda al mar.

7. Si ha comido, espere un tiempo considerable para ingresar al mar. Si nota malestar, dolor de cabeza, calambres o mareos salga de inmediato del agua.

8. Evite utilizar productos con alcohol (perfumes, desodorantes) que puedan reaccionar con el sol y originar manchas en la piel.

9. Manténgase hidratado. No ingiera licor si va ingresar al mar.

10. Después de un día de playa, lave la piel con agua dulce y aplique un producto adecuado para hidratarla.

E-mail
Print
PDF

Cada vez se desarrolla mayor consciencia sobre la importancia de utilizar protectores solares, especialmente en la época de verano, con el fin de evitar dolorosas quemaduras, cáncer de piel y envejecimiento prematuro.

Sin embargo, un estudio publicado en la Guía de protección solar 2015 del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés), indica que el 80 % de los 1,700 productos examinados este año, ofrecen protección solar inferior o contienen ingredientes peligrosos como oxibenzona y vitamina A.

Asimismo, informa sobre problemas persistentes con los ingredientes y la comercialización de protectores solares para el mercado americano.

A continuación, se desglosan siete hechos poco conocidos que le ayudarán a tomar las debidas precauciones a la hora de seleccionar el protector de su preferencia.

1. No existe prueba de que los protectores solares pueden prevenir el cáncer en la piel. Por el contrario, las tasas de melanoma -el principal tipo de cáncer en la piel- se han triplicado durante los pasados 35 años.

2. Para estar bien protegido no necesita un protector con un factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés), mayor de 50. Por ejemplo, un SPF 15 protege contra un 93 % de los rayos UVB.

3. La vitamina A es un aditivo común en los protectores solares y puede acelerar el desarrollo de cáncer de piel.

4. Los filtros solares europeos proveen mayor protección contra los rayos UVA que los americanos.

5. Estos productos no protegen la piel de todos los daños provocados por el sol.

6. Algunos de sus ingredientes pueden alterar las hormonas y causan alergias en la piel.

7. El protector solar impide que el cuerpo absorba Vitamina D. Esta vitamina, técnicamente una hormona, fortalece los huesos, el sistema inmune y reduce los riesgos de cáncer de seno, colon, riñón y ovario, entre otros desórdenes.

 

(Fuente: www.ewg.org)

(Nilmarie Goyco)

E-mail
Print
PDF

“Acabar con la pobreza en el País tomaría cerca de un siglo”. De esta manera, el Dr. Hernán Vera, decano del Colegio de Estudios Graduados en Ciencias de la Conducta y Asuntos de la Comunidad de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), aludió a la realidad que afecta a miles de puertorriqueños diariamente.

Así lo reafirma el estudio La pobreza en Puerto Rico y su impacto en el bienestar: Aspectos sociales, políticos y empresariales, realizado en el 2013 por la PUCPR en Ponce en el que participó.

El mismo destaca que la Conferencia Episcopal Puertorriqueña define la pobreza como “la carencia de oportunidades y medios indispensables para satisfacer las necesidades fundamentales de la vida”.

“Esto tiene que ver con los ingresos que recibe una familia de todas las fuentes, y el número de personas que hay en ella. En algunos niveles tendría que ver hasta con la edad de algunas personas”, indicó el experto.

Entiéndase que a una familia de cuatro miembros con ingresos por debajo de los $23,500 anuales se le considera pobre. Igual se le cataloga a una persona sola, menor de 65 años, con ingresos menores de $11,945 o mayor de 65 años con ingresos inferiores de $11,011.

Según las últimas cifras, en Puerto Rico el 45 % de las personas caen bajo la línea de la pobreza, equivalente a más de un millón y medio de individuos. No obstante, la pobreza es más notoria entre féminas y ancianos. Vera detalló que el 39 % de la población de adultos mayores de 65 años está dentro de este nivel.

Aseveró que: “Aún con el modelo de industrialización en todo su apogeo, Puerto Rico tiene un 10 % de la población que ha sido incapaz de conseguir un empleo”.

Según Vera para atacar la situación es necesario: capacitar desempleados para desarrollar pequeñas y medianas empresas y empresas agrícolas dentro de un modelo cooperativo.

De igual modo, enfocarse en las zonas Este y región central montañosa del País donde abarca el desempleo, fomentar que las personas completen un grado a nivel superior o universitario, evaluar cuidadosamente el desarrollo de implantación de políticas públicas encaminadas a recortar gastos gubernamentales, aumentar impuestos, reducir el tamaño del Gobierno y privatizar servicios, entre otras.

Por último, precisó la importancia de promover entre los industriales y comerciantes valores como el de la solidaridad, tal y como lo establece la Doctrina Social de la Iglesia.

E-mail
Print
PDF

developed by