Actualidad

A escasos meses de las elecciones generales, los puertorriqueños encaran el reto de seleccionar el candidato que dirigirá las riendas del País durante los próximos cuatro años.

Como una orientación al elector católico, en esta ocasión, El Visitante conversó con los aspirantes al cargo de gobernador acerca de las propuestas contenidas en sus respectivas plataformas de gobierno bajo el tema de la familia y cómo las mismas son cónsonas o contradicen las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia.

Matrimonio, uniones de hecho, adopción y  educación sexual en las escuelas fueron algunos de los puntos que se abordaron en las entrevistas.

Partido del Pueblo Trabajador (PPT)
Rafael Bernabe, historiador y sociólogo


De acuerdo al candidato Rafael Bernabe, “la familia existe sobre unas bases sociales y materiales que son fundamentales”. Por tal razón, añadió que, “queremos un gobierno que tenga como prioridad la garantía de empleo, salarios adecuados, educación, vivienda, etc. Muchas veces se habla de la familia en términos abstractos, pero la familia tiene que comer, cobijarse y tener un ingreso”.

De la misma manera, planteó que las familias son el escenario donde debe existir la solidaridad y el apoyo mutuo. Además, manifestó que en la sociedad se debe fomentar la cooperación y colaboración, en lugar de la competencia entre individuos. Por otro lado, no favoreció la elevación a rango constitucional del matrimonio entre un hombre y una mujer.

“Nosotros creemos que uno de los valores fundamentales de toda sociedad solidaria y democrática es el respeto a la diversidad. Nosotros creemos en la familia, el amor y en las muchas maneras en las que se expresa el amor. En ese sentido, no debe haber ninguna discriminación por razón de orientación o preferencia sexual. Hay diferentes tipos de familia y todas son igualmente válidas”, explicó, en una evidente contradicción a la ley natural y a la doctrina católica.

“Creemos firmemente en que pueden haber parejas del mismo sexo, parejas de distintos sexos, diferentes tipos de familia, y tenemos que fomentar la hermandad y la igualdad de todos los seres humanos”, añadió. De esta forma, se mostró receptivo también a considerar posibles legislaciones para  extender la adopción de menores a parejas del mismo sexo. “Nos oponemos a cualquier tipo de discriminación”, destacó.
Se mostró a favor de restablecer la política pública de perspectiva de género, la cual establece que no se nace hombre y mujer, salvo por las diferencias genitales. A tono con esta filosofía, la sociedad es la que construye lo que es ser “hombre” y “mujer” y es la que asigna los roles que se deben interpretar.

“Nos parece que eso es un avance democrático y lo apoyamos. Hay que educar a los niños y jóvenes sobre la igualdad de ambos sexos. La política actual debemos revisarla, pero ciertamente, tiene que haber una educación que nos ayude a superar la forma de discriminación de género que ha existido históricamente en las sociedades”, acotó.

Finalmente, expuso que, “el PPT tiene un aprecio grandísimo a las ideas que abrazan todas las religiones, en cuanto a la solidaridad, el amor al prójimo y del apoyo mutuo. Ese es el centro de nuestro proyecto”.

Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) Juan Dalmau Ramírez, abogado

El licenciado Juan Dalmau fue claro al indicar que, “la familia puertorriqueña ha variado en términos de estructura, roles y funciones en las últimas décadas”. Respondió que estas alteraciones se deben, entre otras cosas, a divorcios, separaciones, hijos nacidos fuera del matrimonio y a núcleos familiares dirigidos por una sola persona.

De acuerdo al nuevo orden familiar que, a su juicio, se ha desarrollado, el candidato por el PIP propuso lo siguiente: creación de un centro de estudios de la familia, el cual integre a sectores educativos, comunitarios y religiosos; readiestramiento al personal   psicosocial que ofrece servicios a las familias, para que su intervención responda a los cambios actuales en las estructuras sociales; y el establecimiento de una comisión nacional que asesore en términos de legislación sobre la violencia familiar.

Del mismo modo, se mostró en desacuerdo con la propuesta de elevar a rango constitucional el matrimonio entre un hombre y una mujer; aunque enfatizó que, “se deben respetar los valores y principios cristianos, y el Estado no debe imponerle criterios a la Iglesia”. Añadió que, “el Gobierno debe reconocer que esos cambios de estructuras familiares existen y se debe trabajar con las necesidades de esos sectores, sin que existan elementos de desigualdad de derechos civiles”.

Asimismo, reafirmó su apoyo a las uniones de hecho. “Creemos en la igualdad de derechos, ante las leyes y la Constitución, de todos los seres humanos, sin que eso signifique que el Estado no reconozca el rol de la Iglesia”, planteó. Por otro lado, favoreció la implantación en el sistema educativo de una “educación sexual responsable y con supervisión médica, la cual permita romper con el círculo vicioso de niños criando niños”.

Finalmente, Dalmau reflexionó sobre la crisis de valores que afecta a Puerto Rico y cómo las organizaciones de base, ya sean de fe o sin fines de lucro, pueden colaborar con el Gobierno para contrarrestarla. “Son estas entidades las que pueden llegar donde la mano del Estado no llega. Lejos de legislar para impedir la labor de esas organizaciones, hay que convertirlas en aliados, para abonar a lo que debe ser una vida provechosa para el País”, indicó.   

Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR)
Rogelio Figueroa García, especialista en procesos industriales


Para el candidato Rogelio Figueroa, la familia no es un ente segregado, sino más bien una estructura fundamental que está ligada al resto de los componentes sociales, como el ambiente y la economía. El Presidente del PPR, explicó que su colectividad se rige por cuatro valores universales: unidad, solidaridad, justicia e igualdad; y sobre éstos están basadas sus propuestas.

Detalló que la unidad familiar se logra a través de las oportunidades a la educación, al empleo y al desarrollo económico. “Para que la familia pueda tener la fortaleza que necesita para llevar a cabo su rol, como el núcleo fundamental de la sociedad, tenemos que garantizar este tipo de gestiones”, aseguró.

Por otro lado, favoreció un cambio “radical” en los estatutos que reglamentan el periodo de maternidad. “Debe ser el Estado, y no el patrono, el responsable de atender, cuidar y proteger a los padres en esta etapa”, sostuvo. Con respecto al matrimonio entre un hombre y una mujer, expresó que el PPR se opone a que se eleve a rango constitucional. Asimismo, estimó necesario que se eduque a la ciudadanía con respecto a la diferencia entre el matrimonio como sacramento y el matrimonio como contrato civil.

“La perspectiva del partido, en cuanto al matrimonio religioso, es de total respeto a los sacramentos y al valor que le brinda la Iglesia; pero, a la misma vez, al matrimonio civil se le debe otorgar justicia e igualdad. En el contexto del matrimonio civil, creemos que es un derecho de todo ciudadano de establecer pareja. Ese tipo de pareja va más allá del concepto de sexualidad y procreación. Se trata del hecho de tú compartir tu vida con alguien de una forma oficializada por el Estado”, manifestó.

Al cuestionarle si esta visión significa el apoyo a los matrimonios entre parejas del mismo sexo, respondió que el matrimonio civil no hace distinción de parejas que lo integren y tampoco implica que dos personas se unan para tener relaciones sexuales o procrear. Finalmente, y en términos de la educación sexual a nivel del sistema educativo, Figueroa opinó que,  “la igualdad de género debe ser la norma que hoy no existe”.

Partido Nuevo Progresista (PNP)
Luis Fortuño Burset, Gobernador de Puerto Rico

En armonía con la posición de la Iglesia, el Gobernador Luis Fortuño reafirmó su apoyo a que se eleve a rango constitucional el matrimonio entre un hombre y una mujer. “Toda mi vida he sido firme creyente en que el matrimonio es una institución y es la piedra angular de la sociedad. Dios lo creó para que fuera entre un hombre y una mujer”, sostuvo.

Asimismo, descartó las uniones de hecho, tanto heterosexuales, como homosexuales. “Yo promuevo relaciones estables y, cuando no hay formalidad en las relaciones, no hay estabilidad”, adujo. No obstante, reconoció que existen diferentes circunstancias en las que dos personas pueden llegar a diversos acuerdos, como lo es adquirir una propiedad en conjunto o permitir las visitas en un hospital cuando una de las dos personas se enferma.

“Yo creo que eso no se debe prohibir. Yo no tendría problemas en que, de una forma así de limitada como te estoy diciendo, pudiera ser en ciertas circunstancias. Más bien, de lo que estamos hablando es de, hasta a veces, un acto de caridad”, opinó.

En materia de educación sexual, específicamente en los jóvenes, favoreció su actual programa educativo ABC (por sus siglas en inglés): abstinencia, en primer término; fidelidad, en caso de que se tenga una relación de noviazgo; y contraceptivos, ya cuando se está activo sexualmente y como método de evitar embarazos no planificados y el contagio de enfermedades de transmisión sexual, lo cual entraña (el tercer tópico) una contradicción a la doctrina católica.

Con respecto a los niños, en ese mismo tema, Fortuño defendió sus programas educativos “Promesa de Hombre” y “Tus Valores Cuentan”, como vías para combatir la violencia doméstica y promover la crianza no sexista. “Hemos decidido promulgar, en primer lugar, la autoestima de las niñas para que, obviamente, tengan las mismas oportunidades educativas que tienen los varones. […] Esto se trata de que nadie es mejor que nadie”, explicó.
En cuanto a la política pública educativa de perspectiva de género, adoptaba por la pasada administración y derogada por la presente, el Gobernador rechazó categóricamente su restablecimiento, y señaló que ésta sólo provocó confusión entre los estudiantes. “Lo que estaban haciendo era mezclando las peleas de los adultos y afectando los niños”, argumentó.

Partido Popular Democrático (PPD)
Alejandro García Padilla, Senador por Acumulación


El Visitante no obtuvo una reacción de parte del senador Alejandro García Padilla, pese a múltiples intentos a través de su relacionista público y de otras personas vinculadas a él y al PPD.

Este semanario católico le preguntaría si respalda las posturas del presidente demócrata Barack Obama a favor del aborto y del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Aunque García Padilla no devolvió las llamadas de El Visitante, se presentan las propuestas contenidas en la plataforma de gobierno del candidato, disponible en el internet; así como también algunas expresiones exclusivas que hiciera el Presidente del PPD a este semanario durante el presente cuatrienio.    El candidato considera la educación como herramienta clave en la prevención de la criminalidad y la violencia doméstica. A tales efectos, propone el restablecimiento en la política pública de perspectiva de género.

“El currículo educativo tiene que evitar los estereotipos y promover la aceptación de la diversidad que nos caracteriza hoy como puertorriqueñas y puertorriqueños. […] Difícilmente, se podrá erradicar la violencia contra las mujeres si, a través de la educación, no se promocionan los valores como la equidad y la igualdad. Nuestro compromiso está con la promoción de políticas educativas que ofrezcan a nuestras niñas y niños una educación libre de estereotipos y sexismos”, lee la página 28 de la propuesta.

De manera similar, exigiría el adiestramiento compulsorio a los miembros de la Legislatura, del gobierno central y del municipal sobre la perspectiva de género antes de que asuman sus puestos de trabajo. Por otro lado, implantaría un nuevo modelo educativo que dirija a los estudiantes del sistema público a la obtención de grados universitarios. De esta forma, impulsaría que el Estado costee  los gastos de los exámenes del “College Board” y que esta prueba se convierta en requisito de graduación de escuela superior.

Otro de los aspectos de la propuesta del candidato por el PPD, es la enmienda a la ley de violencia doméstica. “Enmendaremos la Ley 54 para brindar la protección que esta ofrece a todas las parejas, sin importar estado marital u orientación sexual. El matrimonio no puede ser, ni la coartada para ejercer violencia contra la mujer, ni el pretexto para que las mujeres reciban un trato desigual bajo la ley. Actualmente, el ordenamiento jurídico protege sólo a algunas parejas, lo cual es inaceptable. Nuestro compromiso está con todas las mujeres, sin importar edad, estado civil, orientación sexual, condición social u origen nacional”, señala la página 31 del texto.

Movimiento Unión Soberanista (MUS)
Arturo Hernández, abogado


El Visitante entrevistó al Dr. Enrique Vázquez Quintana,  quien previó a su renuncia a la candidatura a la gobernación por el MUS se opuso -como se opone la colectividad- a que se eleve a rango constitucional el matrimonio entre un hombre y una mujer. “El matrimonio tradicional es entre un hombre y una mujer, pero nosotros tenemos que trabajar con toda la sociedad. […] Nosotros favorecemos la soberanía del individuo. Esto significa que cada ciudadano puede hacer con su vida lo que crea prudente y propio hasta tanto no moleste al vecino”, señaló entonces.

A nombre del MUS, con respecto a la comunidad LGBT (siglas que identifican a la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero), alegó que, “yo no promuevo abiertamente eso, pero está ahí. Es como el aborto, no lo favorezco, pero está en la ley”.

A través de su página electrónica, el MUS expresa todo su apoyo a los reclamos de la comunidad LGBT. “Entendemos que la comunidad LGBT no puede ser ignorada en sus justos reclamos de justicia social, lo cual incluye que disfruten los mismos derechos que cualquier otro ciudadano. El MUS impulsará propuestas concretas de justicia social dirigidas a que la comunidad LGBT disfrute de las mismas protecciones legales que otros ciudadanos”, lee el comunicado publicado el 10 de mayo de 2012.

A tales efectos, el Mus propone lo siguiente: “aprobar legislación que haga explícito lo que fue el espíritu original de la Ley 54 para cobijar y proteger a toda persona víctima de violencia doméstica independientemente de su orientación sexual”; “aprobar legislación que prohíba cualquier forma de discriminación por orientación sexual o identidad de género en los procesos de contratación, ascenso o despido de empleados, tanto en el sector público como privado”.

“A tono con la tendencia mundial en las sociedades más democráticas, el MUS apoya la legalización las uniones de hecho y los matrimonios entre parejas del mismo sexo”, añade el comunicado. Esta es la posición oficial del MUS y, por consiguiente, de su nuevo candidato a la gobernación, licenciado Arturo Hernández, quien al cierre de esta edición no respondió las llamadas de El Visitante.

(Verónica Cruz Pillich)


developed by